unfoldingWord 17 - El Pacto de Dios con David

unfoldingWord 17 - El Pacto de Dios con David

Grandes lignes: 1 Samuel 10; 15-19; 24; 31; 2 Samuel 5; 7; 11-12 _Una historia de la Biblia en: 1 Samuel 10; 15-19; 24; 31; 2 Samuel 5; 7; 11-12_

Numéro de texte: 1217

Langue: Spanish

Audience: General

Genre: Bible Stories & Teac

Objectif: Evangelism; Teaching

Citation biblique: Paraphrase

Statut: Approved

Les scripts sont des directives de base pour la traduction et l'enregistrement dans d'autres langues. Ils doivent être adaptés si nécessaire afin de les rendre compréhensibles et pertinents pour chaque culture et langue différente. Certains termes et concepts utilisés peuvent nécessiter plus d'explications ou même être remplacés ou complètement omis.

Corps du texte

Saúl fue el primer rey de Israel. Era alto y bien parecido, como quería el pueblo. Saúl fue un buen rey los primeros años que gobernó sobre Israel. Pero entonces se fue volviendo un hombre malvado que no obedecía a Dios, por lo que Dios eligió a otra persona que un día sería rey en su lugar.

Dios escogió a un joven israelita llamado David para ser rey después de Saúl. David era un pastor de la ciudad de Belén. Rn diferentes ocasiones, mientras cuidaba las ovejas de su padre, David tuvo que matar tanto a un león como a un oso que habían atacado al rebaño. David era un hombre humilde y honrado que confiaba y obedecía a Dios.

David también llegó a ser un gran soldado y líder. Cuando David era aún joven, luchó contra un gigante llamado Goliat. Goliat era un soldado entrenado, muy fuerte, y que ¡medía casi tres metros de altol! Pero Dios ayudó a David a matar a Goliat y salvar a Israel. Después de esto, David ganó otras muchas victorias sobre los enemigos de Israel por lo que el pueblo le alababa.

Saúl tuvo celos del amor del pueblo hacia David. Saúl intentó matarle varias veces, por lo que David se escondió de Saúl. Un día, Saúl estaba buscando a David con la intención de matarle. Saúl fue a meterse a la misma cueva donde David se había escondido de Saúl, pero Saúl no le vio. David estaba ahora muy cerca de Saúl y podía haberle matado, pero no lo hizo. En vez eso David cortó un trozo del vestido de Saúl para probar así a Saúl que él no le mataría para hacerse rey.

Saúl murió en una batalla y David llegó a ser rey de Israel. Fue un buen rey, y la gente le quería. Dios bendijo a David y le hizo prosperar. David luchó muchas batallas y Dios le ayudó a derrotar a los enemigos de Israel. David conquistó Jerusalén y la hizo la capital. Durante el reinado de David, Israel se hizo poderosa y rica.

David quiso contruir un templo donde todos los israelitas adoraran a Dios y le ofrecieran sacrificios. Durante 400 años, la gente había adorado a Dios y ofrecido sacrificios en el Tabernáculo de Reunión que había hecho Moisés.

Pero Dios envió al profeta Natán a David con este mensaje: “Como eres un hombre de guerra, no construirás ese Templo para mí. Tu hijo lo hará. Pero te bendeciré mucho.”¡Uno de tus descendientes gobernará como rey sobre mi pueblo para siempre!“. El único descendiente de David que podría gobernar para siempre era el Mesías” El Mesías era el Único escogido de Dios que salvará a la gente del mundo de su pecado.

Cuando David oyó estas palabras, inmediatamente agradeció y alabó a Dios porque había prometido a David tan gran honor y tantas bendiciones. David no sabía cuando haría Dios esas cosas. Pero para que sucedieran los israelitas tendrían que esperar mucho tiempo antes de la llegada del Mesías, casi 1.000 años.

David gobernó con justicia y fidelidad durante muchos años, y Dios le bendijo. No obstante, hacia el final de su vida pecó terriblemente contra Dios.

Un día, cuando todos los soldados de David estaban fuera de sus casas peleando batallas, hecho un vistazo fuera de su palacio y vio a una hermosa mujer bañándose. Su nombre era Betsabé.

En vez de apartarse David envió a alguien para que la trajeran a él. Se acostó con ella y la mandó de vuelta a casa. Un poco tiempo después Betsabé le mandó un mensaje a David diciéndole que estaba embarazada.

El marido de Betsabé, un hombre llamado Urías, era uno de los mejores soldados de David. David llamó a Urías para que volviera de la batalla y le dijo que fuera con su mujer. Pero Urías rehusó ir a su casa mientras el resto de sus soldados estaba luchando. Así que David mandó a Urías a la batalla y ordenó a uno de sus generales que le pusiera donde el enemigo fuera más fuerte para que le mataran.

Después de que mataran a Urías, David se casó con Betsabé. Más tarde ella dio a luz un hijo. Dios estaba muy enfadado con lo que David había hecho, y envió al profeta Natán para decirle a David cuan malo había sido su pecado. David se arrepintió de su pecado y Dios le perdonó. El resto de su vida David siguió y obedeció a Dios, incluso en momentos difíciles.

Pero como castigo a su pecado, el bebé de David murió. También hubo luchas en la familia de David a lo largo de su vida, y el poder de David fue muy debilitado. Aunque David fue infiel a Dios, Dios aún seguía siendo fiel a Sus promesas. Más tarde David y Betsabé tuvieron otro hijo al que llamaron Salomón.

Informations reliées

Mots de Vie - GRN présente des messages sonores évangéliques dans des milliers de langues à propos du salut et de la vie chrétienne.

Téléchargements gratuits - Ici vous allez trouver le texte pour les principaux messages GRN en plusieurs langues, plus des images et autres documents prêts à télécharger

La collection d'Enregistrements de GRN - Matériel d'évangélisation et d'enseignement biblique de base adapté aux besoins et à la culture du peuple, dans une variété de styles et de formats.

Copyright and Licensing - GRN shares it's audio, video and written scripts under Creative Commons

Choosing the right audio or video format - What audio and video file formats are available from GRN, and which one is best to use?