Creación y Caída

Đề cương: Story of Creation and Fall, in simple language.

Số kịch bản:238
ngôn ngữ:Spanish: Latin America
Chủ đề:Saviour of Sinful Men; Creation; Salvation; Faith, trust, believe in Jesus; Judgement
Khán giả:General
Kiểu dáng:Monolog
Thể loại:Bible Stories & Teac
Sự tinh tế:Simple
Mục đích:Evangelism
Trích dẫn Kinh Thánh:Paraphrase
Status:Approved

Kịch bản này là một hướng dẫn cơ bản cho dịch và ghi âm trong các ngôn ngữ khác. Nó phải được thích nghi với nền văn hóa và ngôn ngữ để làm cho nó phù hợp với từng khu vực, nơi nó được sử dụng khác nhau. Một số thuật ngữ và khái niệm được sử dụng có thể cần một lời giải thích đầy đủ hơn hoặc thậm chí bị bỏ qua trong các nền văn hóa khác nhau.

Kịch bản

Hace mucho tiempo no había árboles, montañas, ni animales. Ni siquiera el agua fluía entre los arroyos.

Dios hizo todas estas cosas, tal como quiso. El sólo dio la orden que se formaran, y ellos se formaron.
Dijo Dios: « ¡Sea la luz! », y fue la luz. Luego dijo: « Háganse los ríos y lagos; y sepárense», y así sucedió. «Hágase la tierra seca », e inmediatamente todo pasó tal como Él dijo.

Luego, Dios dijo: «Que se haga la hierba verde, los árboles y toda planta ». Al instante brotaron los árboles de todo tipo, y comenzaron a crecer. De la misma forma Dios hizo todo tipo de animales, e hizo todo en todo el mundo.

Por supuesto, Dios hizo a nosotros también. Pero primero, Dios hizo a un hombre llamado Adán. Más tarde, Dios hizo que Adán se durmiera profundamente, y mientras él dormía Dios le saco una costilla, y con ella hizo la primera mujer. Dios le dio la mujer a Adán para que fuera su esposa y su ayudante; y Adán la llamó Eva.

Dios coloco a Adán y a Eva en ese hermoso lugar, donde había todo tipo de frutas, vegetales, flores, y todo tipo de animales. Dios le dijo a Adán: «De todo fruto puedes comer, excepto de uno; de este no puedes comer». Un día Satanás vino al jardín en forma de serpiente. Satanás habló con Eva, y Eva comió y dio a Adán del árbol prohibido. Adán y Eva fueron engañados por Satanás, por haber comido del árbol prohibido.

Cuando escucharon que Dios les hablaba, tuvieron mucho miedo, y se escondieron. Dios habló: « ¿Adán, donde estás? ». Adán Le contestó: «Tuve miedo y me escondí». Dijo Dios: « ¿Has comido del árbol que dije que no comieras? ». Adán contesto: «La mujer que me diste me dio la fruta prohibida, y yo comí».

Dios dijo a Eva: « Porque desobedeciste Mi palabra, tendrás dolores de parto y te sujetarás a tu esposo. A Adán le dijo: «Porque Me desobedeciste, la tierra ya no producirá en abundancia. Producirá espinas y cardos. Trabajarás duro, y con el sudor de tu frente te ganarás el alimento. Luego morirás y regresarás a la tierra de donde fuiste hecho».

Luego Dios sacó a Adán y a Eva del jardín, y ya no podían vivir más en ese hermoso lugar. Salieron pues Adán y Eva para encontrar otro lugar y sembrar alimento.

Amigo, nosotros somos como Adán y Eva. No estamos en el lugar que Dios quería que estuviéramos. Nosotros también hemos desobedecido Su palabra, por medio de hacer lo malo (mentir, robar, tener malos pensamientos, etc. etc.). Todo esto desagrada a Dios, porque Él es santo. La Biblia dice: «Por cuanto todos pecaron, ahora todos están alejados de la gloria de Dios».

Por esta razón, Dios envió a Su Hijo Jesús para vivir en el mundo, para proveer la forma de una reconciliación con Dios Padre. Jesús, siendo santo, recibió el castigo que nosotros merecíamos. Murió en la cruz por nosotros, aunque Él no hizo nada malo. ¡Pero El resucitó y ahora vive! Porque Él hizo esto, ahora ya no tenemos que sufrir el castigo. Invitamos a Jesús a vivir en nuestro corazón, dejamos la maldad, y vivimos para Él.