Enfermedad del Hombre

개요: Compares physical sickness with "sickness of the soul" -- sin. Christ's power to heal both. Changed lives of those whom Christ heals. Ask forgiveness of Jesus.

스크립트 번호:291
언어:Spanish: Latin America
주제:Sickness; Saviour of Sinful Men; Joy, happiness, rejoicing; Power of God / Jesus
청중:General
스타일:Monolog
장르:Messages and Fiction
세분화:Simple
목적:Evangelism
성경 인용:Paraphrase
지위:Approved

이 스크립트는 다른 언어로 번역 및 녹음을위한 기본 지침입니다. 그것은 그것이 사용되는 각 영역에 맞게 다른 문화와 언어로 조정되어야 합니다. 사용되는 몇 가지 용어와 개념은 다른 문화에서는 다듬어지거나 생략해야 할 수도 있습니다.

스크립트 텍스트

¡Escuchen, amigos! En este mundo hay muchas enfermedades. Los adultos, los jóvenes, y los niños se enferman. Todo el mundo se enferma, y yo me enfermo también.

Hay diferentes tipos de enfermedades. Hay enfermedades en todas las partes del cuerpo, y hay enfermedades del alma también. ¿Sabía usted que el pecado es una enfermedad también? Si, cuando pecamos es porque nuestras almas están enfermas. Cuando una persona odia a otra persona, su alma está enferma. Si tú haces todo tipo de cosas malas, tú estás enfermo del alma también.

Hay dos tipos de enfermedad. Hay enfermedades del cuerpo, y enfermedades del alma. Existen medicamentos para el cuerpo. Pero NO se puede comprar medicinas para el alma. Sólo Jesús puede sanar el alma y puede sanar todo tipo de enfermedades.

Un día Jesús se encontró a un hombre enfermo que estaba acostado. Este hombre no podía caminar, y había estado así por 38 años. Jesús le preguntó: « ¿Quieres ser sano? ». El enfermo dijo: «Sí, pero nadie me ayuda».

Jesús le dijo: « Levántate y anda. Yo te he restaurado ». El hombre se levantó, tomó sus cosas y se fue. Él estaba sano porque Jesús lo había sanado.

Jesús sanó todas las enfermedades. Habían muchas. Él sanó a muchos que tenían enfermedades del alma, también. Los que robaban, ya no robaban más. Las prostitutas no salían con otros hombres. Los que antes tenían odio, ya no lo tenían. Jesús todavía puede sanar cualquier enfermedad del alma. Amigos, Jesús puede sanar tu alma de tus enfermedades ahora mismo. Entonces ya no querrás hacer cosas malas, y no querrás tener malos pensamientos tampoco.

Amigo, usted debe saber una cosa. Si su alma está enferma y usted rechaza a Jesús, Él no lo sanara. Si usted quiere que Jesús le sane, dele la enfermedad de su alma, y dele también su corazán. Dígale así:--SeñorJesús, perdóname por mis pecados, ya que son muchos. Yo no quiero hacer lo malo nunca más. Sana mi alma y llename de Tu presencia. Yo sé que Tú vives, porque Tu Palabra dice que Tú resucitaste. Yo quiero caminar contigo, y quiero obedecer Tu Palabra todos los días de mi vida. En el nombre de Jesús, Amén.--

Si le hablaste con todo su corazón, Él le ha escuchado. Él sanará su alma y quiere hacerle feliz. Él quiere liberarle de la enfermedad de tu alma. Entonces, un día Él le recibirá en el cielo, que es Su lugar hermoso y bueno. Allí no hay enfermedad, ni existe la maldad. Allí sólo hay felicidad.