La Luz Verdadera

개요: Refers to tribal laws, fears, customs briefly, and that they did not know God. Now the message has come. God is the creator of all. Explains about Satan and evil spirits. God's power and the ultimate end of Satan. Satan's deceptions. God's provision for man's redemption. Application and invitation.

스크립트 번호:130
언어:Spanish
주제:Saviour of Sinful Men; Creation; Satan (the devil); Eternal / everlasting life
청중:Animist
스타일:Monolog
장르:Exhortation
세분화:Simple
목적:Evangelism
성경 인용:Extensive
지위:Approved

이 스크립트는 다른 언어로 번역 및 녹음을위한 기본 지침입니다. 그것은 그것이 사용되는 각 영역에 맞게 다른 문화와 언어로 조정되어야 합니다. 사용되는 몇 가지 용어와 개념은 다른 문화에서는 다듬어지거나 생략해야 할 수도 있습니다.

스크립트 텍스트


¡Hombres, Mujeres, escuchen! Por muchos años hemos escuchado las historias de nuestros antepasados y andamos todavía por las leyes de tradición.
Vivimos con miedo de los demonios. Lloramos cuando se mueren nuestros amigos. Decimos que pensamos en Dios pero, de verdad, no conocemos a Dios.
Ahora, hemos recibido un mensaje de Él.
¿Quién es Dios? Él siempre ha existido.
Él vive ahora y vivirá siempre, sin morir.
Él es Padre de todo el universo porque Él hizo todas las cosas.

En el principio todo fue hecho perfecto.
Después un espíritu bueno tenía celos de Dios y se volvió malo.
Dios lo echó del cielo. Ese espíritu es el diablo.
Otros espíritus le siguieron, estos son los demonios.
El diablo siempre está luchando en contra de Dios.
El diablo engañó al primer hombre con mentiras.
El resultado fue que el hombre desobedeció la ley de Dios.
Satanás todavía está engañando a los hombres con sus mentiras.

Nadie quiere andar conforme a las leyes de Dios.
Dios dice: “Los que no obedecen mis leyes tienen que morir”.
Todos debemos morir. Pero Dios nos ama. El tiene lástima de nosotros.
Escuche bien, porque el diablo no quiere que usted reciba este mensaje porque el quiere llevarle a sufrir para siempre.

Dios mandó a su único hijo, Jesucristo. El tomó la forma de un hombre.
Jesús tomó nuestro castigo para salvarnos del diablo.
Jesús sufrió y murió en la cruz por nosotros.
Pero Jesús no quedó muerto.
El cuerpo de Él no se pudrió. Él resucitó al tercer día, habló y comió con la gente. Entonces él volvió al cielo.

Nadie puede ir a la casa de Dios si no acepta lo que hizo Jesús.
Tenemos que decidir cuál camino queremos.
Hay dos caminos: El camino de la tradición y de la muerte. El otro camino es el de Dios y la vida eterna.
Sino aceptamos a Jesús, tenemos que sufrir el castigo con el diablo para la eternidad.

Si estamos andando con Cristo vamos a ir a la casa de Dios.
¿Cuál camino va a escoger? ¿El camino viejo y de oscuridad o el camino de Dios y la luz brillante de Él?

¡Escuche la voz de Dios! Entregue su corazón a Jesús y deje que Él le ayude.