En la Playa

개요: Setting of the disciples fishing after the resurrection and the miracle of the large catch of fish. Mostly paraphrased scripture.- John 21:1-14 Emphasizes Christ's power and omniscience. See also "Jesus and the Fishermen."

스크립트 번호:310
언어:Spanish
주제:Problems, troubles, worries; People of God; Power of God / Jesus
청중:General
스타일:Monolog
장르:Bible Stories & Teac
세분화:Simple
목적:Pre-evangelism; Teaching
성경 인용:Paraphrase
지위:Approved

이 스크립트는 다른 언어로 번역 및 녹음을위한 기본 지침입니다. 그것은 그것이 사용되는 각 영역에 맞게 다른 문화와 언어로 조정되어야 합니다. 사용되는 몇 가지 용어와 개념은 다른 문화에서는 다듬어지거나 생략해야 할 수도 있습니다.

스크립트 텍스트

Muchos de los discípulos de Jesús eran pescadores.

Cuando Jesús llegó a los pueblos de ellos, dejaron sus trabajos para seguirle.
Había doce discípulos que le siguieron por todas partes mientras Jesús enseñaba la bendita Palabra de Dios. Pero un día los enemigos de Jesús lo mataron, crucificándolo. Entonces los discípulos que eran pescadores volvieron a sus redes y botes. Uno de ellos que se llamaba Juan contó la historia así:

Siete de nosotros estábamos juntos. Entonces Pedro nos dijo: “Voy a pescar.” Nosotros le dijimos: “Nosotros también vamos contigo.”

Nos fuimos y subimos a un barco, pero aquella noche no pescamos nada.
Cuando comenzaba a amanecer, Jesús apareció en la orilla, pero no sabíamos que era Él. Entonces nos dijo: “¿No han pescado nada?”
Le contestamos: “Nada”.
Entonces Jesús nos dijo: “Echen la red a la derecha del barco y pescarán”.
Así lo hicimos y después no pudimos sacar la red del agua por tantos pescados que tenía. Entonces me di cuenta que aquel hombre era Jesús y le dije a Pedro: “¡Es Jesús!”

Apenas oyó Pedro que era Jesús y se puso la ropa encima y se echó al agua.
Los demás llegamos a la playa arrastrando la red llena de pescados, pues estábamos como a cien metros de la orilla. Al bajar a tierra, encontramos un fuego de brasas, con un pescado puesto encima, y pan.
Jesús nos dijo: “Traigan algunos pescados de los que acaban de sacar”.
Entonces Pedro subió al barco para arrastrar hasta la playa la red llena de pescados grandes. Le ayudábamos y contamos ciento cincuenta y tres pescados; y aunque eran tantos, la red no se rompió.
Entonces Jesús nos dijo: “Vengan a desayunar”. Y ninguno de nosotros nos atrevíamos a preguntarle quien era por sabíamos que era Jesucristo.
Esta fue la tercera vez que Jesús nos se nos apareció después de resucitar de entre los muertos. Así fue como Juan contó la historia.
Amigos, ¿Porqué pescaron tantos pescados? y, ¿por qué no se rompió la red?
Es porque Jesús tiene todo poder en el cielo y en la tierra.
Jesús sabe todo, también.
Sabe de los problemas suyos, y puede solucionárselos también.
A Jesús le interesa mucho su vida. Él le habla a usted a través de la Biblia. Escúchele y obedézcale.
Cuando Cristo Jesús le manda, y usted obedece, todo le va bien.