Tumi, El Tigre Hablante

Outline: Este está diseñado como asesoramiento para confortar, dar ánimo y esperanza a los niños traumatizados. Los Segmentos son dirigidos principalmente para transmitir los valores cristianos a un niño, posiblemente un niño traumatizado. Cada segmento esta hecho como metodología de conversación i.e. Los 38 segmentos pueden dirigirse como unidad independiente. The script is © 2014 Claude Vosloo - Home of Creativity (Pledge: We turn your dreams into text that changes lives.)

Script Number:477
Language:Spanish
Theme:Fear; Problems, troubles, worries; Trauma
Audience:Children
Style:Monolog
Genre:Messages and Fiction
Sophistication:Simple
Purpose:Teaching; Welfare
Bible Quotation:None
Status:Publishable

Script Text

Segmento 1. Introducción

Segmento 1. Introducción

Hola, me llamo Tumi y soy el tigre hablante. Me gustaría si me abrazas cerca de ti. ¡Aaaa (Efecto de sonido de tigre contento)! Eso me hace sentir muy bien y me siento seguro. ¡Gracias! Con esto me diste mucho ánimo porque eres mi amigo. ¿Y tú cómo te llamas? Dime otra vez en mi oído.
¡No, en el otro oído! [Pausa]. Oh, ese es un lindo nombre. Pues como te decía, mi nombre es Tumi, y este significa ánimo y felicidad. ¡A ha! si, “Tumi” significa ánimo y felicidad.

Y tú, ¿sabes que significa tu nombre? Dímelo en mi oído izquierdo. Shhh, no tan fuerte. Háblame despacito en mi oído. ¡Eh!, ¿no sabes lo que significa? Está bien, solo pregúntales a tus padres o la persona que te cuida. Como ves, soy un tigre pequeño. ¿Ves las líneas en mi piel? Yo puedo ser tu amigo y podremos jugar juntos.

Si quieres puedes contar las líneas en mi piel, desde mi cola hasta mi cabecita ¡Ja ja jajajá! ¡Eso me da cosquillas! ¿Cuántas líneas tengo en mi espalda? [Pausa]. Tengo siete líneas. Aunque algunas no están completas todavía, pero allí están listas para crecer. ¿Sabías que las rayas en cada tigre se ven diferentes? Todos tenemos diferente patrón de rayas. ¿Porque? Porque cada uno de nosotros somos especiales. Mírame otra vez. ¿Cuál parte de mi te parece interesante? [Pausa]. Bien

Ahora mírate a ti mismo. Ves tus brazos y tus piernas. ¿Cuál parte de ti crees que me gusta mucho? Dime una vez más. [Pausa] Abrázame cerca para que pueda escucharte. [Pausa]

¡Ves, tú, también eres muy especial porque no hay nadie como tú! Mira, la Biblia es la palabra de Dios, y en Isaías 49:16 Dios padre dice a sus hijos: “Los he escrito en la palma de mis manos.” ¿Ves cuán importante eres tú para Dios? Él ha escrito tu nombre en la palma de sus manos. Esto es para que veas cuán importante eres para Él.

¿Cómo te siente ahora? Dime otras ves. Así es. ¡Tú, eres muy especial! ¿Puedes pasar tus dedos sobre mi espalda? Ahora Tumi se siente muy especial también. Recuerda que eres muy especial, y si pasara algo que te haga sentir triste, recuerda que tú eres muy especial y muy importante. Si necesitas ánimo para seguir, habla con alguien. Hay un número en la bolsa en mi barriga al que tú puedes llamar. También encuentra a una persona adulta en quien puedas confiar. Como una maestra, o un concejero. (El número telefónico de ayuda debe introducirse junto al tocador mp3, en la bolsa del estómago del tigre).

Segmento 2. Tigre Precioso

Segmento 2. Tigre Precioso

Hola, ¿cómo estas? ¿Has perdido algo muy importante alguna vez? Me refiero a algo muy especial para ti. Aprieta tu nariz. [Pausa]. Ahora aprieta la mía. ¡Hay!, no tan fuerte, hazlo suavecito. Si quieres cárgame cerca de ti. Me recuerdas, me llamo Tumi, y soy tu amigo. Me gusta mucho que me abrases como ahora. Ahora ponme en tu pierna derecha que te diré algo.

Quiero contarte de algo que me paso. Un día, mientras jugaba y brincaba por el campo. Era el tercer mes del año. Sí, creo que ese era. [Pausa] ¿Qué? ¿Qué es eso? [Pausa] Sí, es cierto, era marzo. Caminaba yo por ahí solito, y luego me caí. ¡Hay! ¿Qué es esto? Dame una vuelta y abrázame cerca de ti otra vez y te diré lo que paso.

Pues cuando me caí, mientras veía abajo vi algo brillante. Era como una roca muy interesante. Luego corrí con mi mama, tigre Thandiwe. ¿Sabes que significa Thandiwe? Thandiwe significa “La Amada”. Le mostré la roca a mi mama. “Es una joya,” dijo ella. Luego llego mi papa Tigre Tandile de la cacería. A propósito, el nombre de mi papa significa “Fuego”. [Introducir efecto de sonido voz impresionada de papa tigre]. ¡Oh, Tumi, esto es una esmeralda! dijo mi papa “Es una roca preciosa que vale mucho,” añadió el. Papa, ¿puedo quedármela? le pregunte. “Pues tú la encontraste, esto significa que es tuya,” dijo mi papa. ¡Yo me puse tan contento por haber encontrado algo tan especial!


¿Sabías que nuestro padre Dios se siente así de ti? Él sonríe de felicidad porque eres muy especial y valioso para él. Esto es porque Él te ama tanto, tal como eres. Tú, vales mucho porque Dios te hiso, y todo lo que Dios hace es perrrrfecto. Mira, agárrame y estira las manos hacia el frente, un poco lejos de ti. Así, para que me veas todo. Los otros tigres dicen que mis orejas se ven como las de mi mama y mi nariz y boca como las de mi papa, pero eso no es lo que me hace especial.


Ahora, pon tu mano en tu corazón y escucha ¡Tú, eres muy especial, por lo que hay adentro de tu corazón! Esto es tu carácter. Tal vez tú te ves como tu papa y como tu mama, pero lo que realmente te hace especial es: ¿Quieres saber qué es lo que te hace especial? Todos somos creados por Dios así que, todos tenemos el carácter de Dios. Él nos creó para ser como él. ¿Has pensado las cosas que haces, varias de esas las haces muy bien? Como, en como amas mucho a alguien. La palabra de Dios, en Salmo 1, nos enseña sobre un árbol que esta plantado junto a corrientes de agua. Este árbol tiene mucha vida, y da mucho fruto bueno. Tú eres como ese árbol, cuando te acercas a Dios padres y escuchas Su palabra, y haces los que Él te enseña. Así es como podrás producir mucho fruto bueno.

Ahora ráscame detrás de mi orejita. ¡Ahí! ¡Qué bien se siente! Más abajo, mueve los dedos en círculos alrededor donde esta rosita. ¡Perrrrfecto! Recuerda, tú vales mucho; y cuando desea hablar con alguien o necesites ayuda: Hay un número telefónico en la bolsa de mi estómago. También puedes buscar a alguien en quien puedas confiar, como una maestra, o un concejero

Segmento 3. Amigo Tigre

Segmento 3. Amigo Tigre

Hola, aquí Tumi. ¡Hay, se me olvido tu nombre! [Pausa] Oh, sí. ¡Qué lindo! ¿Tienes segundo nombre? [Pausa]. Ustedes los humanos le dicen ‘apellido’. Dímelo en mi oreja derecha. [Pausa]. ¿Ese es tu apellido? Ahora, la parte muy importante. Dame un gran abrazo de tigre. [Pausa]. Aaahh, si, ahora tú y yo somos amigos cercanos. Sabes, si me abrazas, me sentiré igualito como mi nombre ‘feliz’, porque tengo un buen amigo. ¿Cómo te llamas otra vez? [Pausa] Jajaja, solo bromeaba. Eso es lo que hacen los verdaderos amigos; se divierten y bromear entre sí sin enojarse.

Deja decirte algo especial. Sostenme cerca de tu oreja derecha. Ella será nuestro oído para compartir. ¿Sabías que mi nombre no es solo una palabra? Si mi mamá dice: ¡Themba! yo no muevo ni una pata, porque ella está llamando a mí hermano, pero si ella dice: ¡Tumi! entonces inmediatamente me voy rapidito asía ella. Pue ya sé que soy yo quien ella quiere. Por eso es que mi nombre también es quien soy yo. Tú nombre también es hermoso y es lo que tú eres.

¿Quieres escuchar otra cosa especial? Abrázame cerca de tu oído. A ha, si, tu oreja derecha. ¿Sabía que ambos tenemos a un amigo muy especial? Si, Él es el mejor amigo, y tú y yo le pertenecemos a Él. Su nombre es Jesús. Que tal me ayudas a estirarme, despacito jala mis brazos sobre mi cabeza. ¡Guau, amigo, no tan duro! Ahora te diré algo muy impórtate.

¿Sabías que el nombre de Jesús nos enseña acerca de quién es Él? Déjame explicarte con una historia. Colócame en nuestro banco de historias, correcto; en tu rodilla derecha. Quiero contarte sobre mi hermano, Themba. Resulta que un día mientras jugábamos cerca del río, a la vuelta de la esquina. Themba gritó y se dio un buen chapuzón... era demasiado tarde cuando vimos el letrero: PELIGRO, ¡aguas de torbellino! Themba estaba siendo arrastrado por las aguas. Era demasiado profundo para que yo le ayudara, pero de pronto, vimos a un Tigre grande que saltó para ayuda y sacar a Themba del agua.

"Vengan, les mostrarte dónde si es seguro nadar," dijo él, pero Themba se sacudía el agua de su pelaje "Prrrrrr" hasta que yo también quede todo empapado. Themba y yo estábamos tan ocupados secándonos, que ni si quiera le preguntamos el nombre al Tigre quien nos ayudó. "Oh, ni modo," dijo Themba –al menos sabemos que él es un amigo especial, porque que me salvó.

Mira, el nombre de Jesús significa “El Salvador”. Él, es nuestro mejor amigo que nos salva. Él nos enseña donde está seguro, y nos muestra el camino al Padres, por medio de su palabra, la biblia. En El estamos totalmente Seguros, por eso Él nos llama sus mejores amigos. “Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando” (Juan 15: 14-16). Debemos amar y respetar a otros. ¿No crees que es genial? Mi primo hace lo que le da la gana y dice que él no necesita a nadie. El otro día, él estaba todo espinado, y yo le ayude. Así que, no tengas miedo en aceptar a Jesús como tu salvador y como tu mejor amigo. Recuerda, puedes pedir ayuda al número que está en mi barriga. También, busca a alguien en quien confiar, como una maestra o un concejero.

Segmento 4. La Trampa De Tigres

Segmento 4. La Trampa De Tigres

Hola, este es Tumi, tu buen amigo. ¿Cómo has estado? Algunos tigres, al encontrarse uno con otro suelen decir, “¡De aquí te veo!” Pues, ¡hola; de aquí te veo! Levántame para que pueda verte los ojos. ¿Ves los míos? Ahora los dos podemos vernos los ojos. Juguemos al juego de tigres. Intercambiemos lugares y supongamos que tú eres Tumi, y que yo soy tu. ¿Qué pensarías si tú pudieras ver con ojos de tigre? Puedes sentir que mi nombre significa ‘Feliz’. ¿Te sientes seguro y apreciado por la gente? Dímelo en mi oído izquierdo.

¿Sabes que me gusta mucho? Abrázame cerca de tu corazón. [Pausa]. ¡Shhh! Que puedo escuchar los latidos de tu corazón. Cuando escucho eso me siento bien, me siento seguro y amado.

Ahora te contare sobre alguien especial. Di, tigre Taty. [Pausa] Abecés, Taty se ve infeliz y no quiere jugar con nadie. Cuando persigo las mariposas, ella solo se sienta triste y dice que no tiene padres para cuidarla. A sus papas, se los llevaron en una enorme caja de metal con llantas. Si, la gente le llama ‘camionetas’. Luego de eso, mi papa, prontamente llevo a Taty a nuestra casa. Este es el lugar donde mi familia se siente segura. Ahora ella ya tiene a alguien quien la cuide y será mi hermana.

¿Y, qué haces tú cuando no te siente bien? Como cuando alguien te hace triste. Abrázame, y te contare algo especial en tu oído derecho. Ese es nuestro oído para compartir, ¿recuerdas?
Oye, ¿Conoces a Jesús? ¡Él es el mejor amigo! Si conoces a Jesús, entonces conocerás también al Dios Padres. Me refiero a que así podrás estar cerca de Dios padre. Podrás hablar con El de todas las cosas que piensas. De esta manera sabrás que Dios está siempre contigo. Dios es espíritu y nos habla a través de su palabra, la biblia. Escucha lo que Él dice de ti en Isaías 43:1

“No tengan miedo, puesto que yo los he salvado. Los llamo por su nombre y ustedes son míos”. Cuando te sientas solo y triste, como mi hermana, Tigre Taty. Tú puedes hablar con Dios Padre. Si Él está en ti, entonces, tú tendrás el mejor cuidador.

Tú no lo puedes ver, pero Él está en todas partes. Esta donde juegas, donde haces la tarea, por donde caminas y por donde quiera que vallas. Él tiene un gran amor y quiere lo mejor para ti. Invita a Jesús que Él sea tu refugio, así te sentirás seguro con él.

Si quieres hablar con alguien que te entienda, llama al número telefónico que está en la bolsa en mi barriga. También, encuentra a un adulto en quien puedas confiar, como una maestra, o un consejero.
Por hoy, pueden tus brazos ser mi camita hasta que me duerma…Zzzz [Tigre Tumi roncando].

Segmento 5. Tiger Alto

Segmento 5. Tiger Alto

¡Hola! ¿Cómo te sientes hoy? Dime en mi oreja. [Pausa] Oh, ¿Así te sientes? Sí, este es Tumi, tu buen amigo. Hoy quiero que descifres una adivinanza. Primero, dame un buen abrazo de tigre y ponme cerca de tu oído donde compartimos. Si, esa es la oreja correcta. Adivina, ¿cuál es mi color favorito? Puede que lo adivines o pueda que no. [Pausa] El color amarillo es el que me gusta más. Amarillo como mi piel, ¿ves?

Tengo un amigo tigre muy alto que se llama Lulaza. ¿Sabes que significa ese nombre? Espera, primero, siéntame en tus hombros. [Pausa] Así. ¡Hay, agárrame para que no me caiga! Hey, se ve muy alto dese aquí. Así me siento como un tigre gigante. Bien, ¿dónde estaba? ¡Ah! sí, Lulaza. Pues, Luhaza, significa ‘verde’. ¿Ahora adivina cuál es su color favorito? ¿Verde, verdad? A Lulaza, siempre le gusta ser el mejor. Le gusta caminar derechito. Ahora bájame. ¡Gracias! Es que me estaba mareando un poquito.

Bien, sobre Lulaza, él siempre quiere correr más rápido que los demás tigres cachorros como yo. Siempre quiere ser el mejor, y le gusta hacer todo muy bien. Yo siempre me lavo mis patas después de comer, pero él se las lava antes, y después de comer. Y los otros tigres cachorros se alejan cuando ven a Lulaza venir por el camino.

Un día, cuando regresamos a nuestra guarida, Lulaza ya no estaba. Por eso los otros tigres cachorros se entristecieron. Dijimos “Tal vez hicimos un error”. Luego mi hermano Themba dijo “yo lo vi sentado junto al ramaje, y parecía verse un poco triste”. Todos los cachorros fueron a buscar a Lulaza. "Mira, allí," dijo Thandi, mi hermana cachorra. Y vimos un techo blanco sobresaliendo del matorral. Cuidadosamente, nos acercamos y entonces vimos a Lulaza. Estaba en una caja con rejas de metal. Si, una jaula. Allí estaba Lulaza atrapado para trabajar en el circo. Se veía tan triste, y cuando no vio, lloró mucho. Luhaza, ya no era libre.

Y tú, ¿tratas también de ser un tigre alto como Luhaza? ¿Quieres ser mejor que todos en todo lo que haces? Si así piensas, eso solo te hará infeliz, porque no hay nadie perfecto. Solo Jesús es perfecto.
Recuerdas lo que le sucedió a Luhaza. El ya no era libre y tenía que ser uno de los mejores tigres actuando en el circo. Si tienes que siempre mostrar que eres mejor que todos los demás, entonces también ya no serás libre. ¿Y sabes qué? Al igual que como Luhaza, a los amigos no les gustara que te creas el mejor.

Deja decirte algo muy importante. Tú, no tienes que ser perfecto y mejor que todos. Dios, en su palabra nos enseña. “Mi gracia es suficiente, y mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Cori 12:9). Ves, Dios padres es el mejor. Él es perfecto, es bueno y quiere estar en ti para cuidarte si se lo pides.

No te creas mucho ni presumas que eres mejor o más importante que los demás. En cambio, si eres humilde, entonces serás realmente fuerte ¿Por qué? Porque nuestro padre Dios te dará la fuerza, Él te cargara cuando tú no puedas continuar.

Recuerda que si te sientes débil y necesitas amigos, puedes llamar al número dentro de mi barriga. También encuentra a un adulto en quien pueda confiar, como una maestra o un concejero.
Ahora, quiero practicar en ser más alto. ¡Ja jajajaja!, estoy bromeando Que tal, con suavidad me estiras un poco y me masajeas la barriguita. Esto me hará dormir. Zzzzzzzzzzzz! Tumi durmiendo.

Segmento 6. Rastros de Tigres

Segmento 6. Rastros de Tigres

¡Hola amigo! Tú eres mi amigo especial. Soy Tumi, tu amigo juguetón. ¿De dónde has llegado? Me refiero, sobre antes que llegaras aquí. Tú sabes, mientras te esperaba. Ahora levántame, ¡guau, despacito! ¿Ves mis patas? Ves, que tengo 4 patas, ósea, dos pares. ¿Cuantas patas tienes tú? ¡Oh! tú no tienes patas, tú tienes pies. Bueno, mis patas hacen huellas por donde camino, así cuando veo asía atrás, puedo ver de dónde vine. ¿Quieres ayudarme a caminar? Puedes hacerlo después de charlar, pero recuerda, los tigres caminan con cuatro patas.

Sabes que tú también puedes hacer huellas. Mira, cuando vayas a la playa y camines en la arena, fíjate y vera tus huellas. Tus huellas muestras por dónde has andado. Oye, ¿quieres saber algo especial? Levántame y te hablare en el oído. Si, el oído derecho [Introducir voz baja]. Tú tienes otros rastros también; estos rastros muestran de dónde has venido y eso te hace especial.
Si quieres podemos ir afuera o, solo podemos ver por la ventana. Y si tienes padres, puedes ver las plantas que plantaron afuera. ¿Qué tipo son? [Pausa]. Mi familia tiene plantas al lado donde vivimos. Estas plantas tiene raíces que van dentro de la tierra, y la tierra ayuda a las plantas a crecer.

¿Quieres saber algo muy especial? Tú También estás plantado y tus raíces son muy profundas. La forma como haces las cosas, tus costumbres, tu idioma, etc. etc.; ese es el tipo de persona que eres tú ¿Tienes un idioma que aprendiste de pequeño? Di la palabra "plantado" en tu propio idioma. [Pausa].

Muy bien. Mira la ropa que usas. Tienes tu propio estilo y a eso se le llama moda.

¿Quieres saber algo más especial? Levántame al lado del oído donde compartimos; si, tu oído derecho. Dios padre te hizo un cachorro muy especial, digo, niño muy especial. Escucha bien. Porque esto es muy importante: La palabra de Dios dice: “Desde antes que nacieras, te vi y te he amado.” Si tienes papa o mama, diles que te lean la biblia en Salmo 139:16-17. Así sabrás que nuestro padre Dios tiene una forma muy espacial para que tú le sigas. Este es un plan para que hagas nuevas huellas, y para que reconozcas que tu padre Dios está siempre contigo. Y cuando las cosas no vallan bien y todo se ponga difícil, El té ayudara.

Ahora, ¿Quieres hacer tus propias huellas? Si quieres, cuando terminemos de hablar, agarra papel o periódico y lápiz, ve a fuera y camina en el lodo. Luego, con cuidado párate en el papel, y veras que has hecho huellas nuevas. Recuerda de lavarte muy bien los pies antes de entrar a la guarida. ¡Oh! digo, la casa. Si quieres guardar las huellas, para que recuerdes que antes de nacer, tu padre Dios te ha amado con un amor grande.

Oyes, si quieres hablar con alguien sobres las raíces o de cualquier cosas, solo encuentra un número telefónico en la bolsa en mi barriga, o encuentra a alguien en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero.
Ahora necesito descansar, pero antes de eso, despacito ráscame en el cuellito. ¡Ah! ¡Zzzzzzzzzzzzz! (Tigre Tumi roncando).

Segmento 7. Regalos de Tigres

Segmento 7. Regalos de Tigres

¡Hola mi amigo, soy Tumi; tu amigo especial! ¡Sabes que estoy tan contento de que me hayas aceptado! Pero ahora, primero lo primero –abrázame fuerte. [Pausa] ¡Hay, no tan fuerte! Ya que si presionas mi barriga, entonces no podría escuchar mi voz. Bien, ¿Sabes que significa mi nombre? [Pausa]. Sí, Tumi, significa que soy un tigre valiente y feliz. Por supuesto que estoy feliz, ya que estoy con mi amigo con quien puedo charlar. Mira, levántame frente a ti. ¡Soy muy pequeño verdad! Entonces seré tu amigo juguetón, pasaremos tiempo juntos, y aprenderemos de cosas importantes. ¿Eso será genial, verdad?

Hey, ¿te gustaría ser pequeño como yo? Lo sé. A ha, eres más grande que yo, y eres un cachorro humano. ¿Cuántos años tienes? Dime de nuevo en mi oído izquierda. [Pausa]. ¡Uy!, así de pequeño eres, ¡eh! Oye, antes que se me pase tu cumpleaños, me gustaría cantarte la canción de cumpleaños.

Ahora, cierra los ojos. ♫ Feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños querido amigo; que los cumplas feliz.♫ ¿Y a ti, te gusta ser un cachorro humano y jugar con otros cachorros, o te gusta sentarte y hablar con tu amigo Tumi? ¿Tú sabes que eres solo un niño quien puede disfrutar de jugar y aprender muchas cosas, verdad? ¿Cuál es tu juego favorito? Otra vez [Pausa]. Levántame y dime en mi oído izquierdo. [Pausa]. ¡Qué bueno!

Mira, también tengo otro amigo que se llama Thoho, pero él no es un amigo juguetón. El cuida a sus hermanos y hermanas porque su mama y su papa los dejaron y se fueron. Sí, es muy triste, ¡hasta que quiero llorar! [Efecto se sonido olfateando la nariz]. Tigre Thoho no tuvo la oportunidad de disfrutar su niñez. El necesita ser un tigre fuerte y valiente. Él y sus hermanos viven una vida difícil. ¿Y sabes que me da tanta tristeza? El nombre “Thogo”, significa “sé feliz”. Pero ahora él es un tigre muy infeliz. En cambio, tú eres un niño que puede jugar y disfrutar el tiempo como niño –este es un regalo muy especial que debes valorar.
Nuestro padre Dios quiere que seas feliz. También quiere que tengas padres o a alguien que te cuide. La biblia nos enseña que Jesús, es nuestro mejor amigo, Él es el hijo de Dios, y quiere que todos los niños vengan a Él. Él dice en su palabra:

"Dejen que los niños vengan a mí y no los se lo impidan porque de ellos es el reino de los cielos” (Marcos 10:14). Y en Salmo 121 dice, “Jehová es tu guardador, Él es nuestro socorro”. ¿Quieres hablar con el padre Dios? Repite después de mí: Querido Padre, te agradezco por el regalo de ser un niño que disfruta, juega y aprende cosas importantes. En el nombre de Jesús. Amen.

Ahora, si quieres hablar de las cosas que te duelen mucho. Como cosas que te sucedieron como niño, recuerda que tienes Jesús; el mejor amigo para ayudarte. También, hay un número telefónico dentro de mi barriguita al que puedes marcar. Además, busca a un adulto en quien puedas confiar, tal vez una maestra o un concejero.

¿Quieres ir a jugar afuera? Solo abrázame otra vez y acomódame para descansar. ¡Ahhh!, purrr, zzzzz! (Tigre Tumi roncando).

Segmento 8. Problemas de Tigres

Segmento 8. Problemas de Tigres

Hola, ¿cómo estás? Digo, ¿qué haces? [Pausa]. Pues sí, ya sé que me estas cargando. Soy Tumi, tu amigo juguetón. Abrázame. [Pausa]. ¡Ah! Ahora escucha con cuidado que te diré algo. Cuando hacemos cosas que no deben hacerse, luego, nos sentimos muy mal y muy tristes por haberlo hecho.

Como ayer cuando mi mama me hablo, “Tumi, limpia la cueva”. Yo respondí, “Si mama, pero más tarde”. Pues me fui a jugar y después de un tiempo, escuche un grito [Introducir sonido de un gato gruñendo]. Pues corrí para ver lo que pasaba y, ¿qué crees? Era mi hermana, Thandi. Mi mama estaba enojada y me dijo: “Te dije que limpiaras la cueva después de la comida”. Ahora tu hermana piso un hueso filoso y se ha cortó en la pata. Yo me fije y vi la sangre derramándose en la pata de Thandi mientras lloraba. Pues me puse muy triste y le dije que lo sentía mucho. Pero ya era muy tarde para evitar el accidente.

Yo quiero escuchar a mi mama, pero no hice lo que me dijo que hiciera. Yo no quiero ser un tigre malo, pero a veces, hago errores y pasas problemas. Luego al obscurecerse llego mi papa de la cacería. Yo tenía tanto miedo, pues me fije y ¡guau!, ¡vi sus enormes patas! “Por favor no me castigues”, le dije. Mi papa se acercó, pero no estaba enojado conmigo, sino que me abrazo y me dijo “Algunas veces haces cosas malas pero, tú, no eres un cachorro malo; eres mi hijo”.

Abrásame fuerte y dime, ¿tú, también haces cosas malas, aun si querer? Tú sabes, algo como no escuchar a tus padres o a la persona que te cuida, y como resultado, tú y otras personas se lastiman. Las cosas malas que hacemos pueden producir malos resultados, y eso nos puede hacer sentir muy mal, y nos puede hacer pensar que somos malos. Esto se llama ‘pecado’.
Abrázame cerca del oído en que compartimos historias. [Pausa]. Igual que mi papá, Dios Padre también se preocupa por ti, cuando te sientes mal por haber hecho cosas que lastiman a otros. Él quiere olvidar y perdonar lo malo que has hecho.

La Biblia no ensena que David, hizo algo muy malo. Pero, luego él se arrepintió mucho y pidió perdón. Él le dijo a Dios “Dame un corazón limpio, y hazme blanco como la nieve” Salmo 51: 4. Hey, ¿has visto la nieve? [Pausa]. Tú sabes, dónde hace mucho frio cae nieve. Cuando recién cae, la nieve, se ve tan blanca y limpia.
Bien, ahora ya sabes que eres un cachorro, hijo de Dios. ¿Por qué? Porque tú perteneces a su hijo Jesús; Él es el mejor amigo que salva, y su Padre, es bueno y perdnador. Entonces eres como la nieve, limpio, libre, y salvo.
Dios te ama mucho y no piensa en los errores que has cometido. Esto se llama perdón. Pues cuando hagas cosas malas, pide perdón a Dios. Repite después de mí: Querido Padre, en el nombre de Jesús, te pido perdón por lo malo que he hecho (Dile las cosas malas que has hecho y agradécele por perdonarte).
Recuerda que si quieres aprender más sobre cuando haces o te han hecho lo malo. Habla al número en la bolsa en mi barriga. Además, encuentra a un adulto en quien pueda confiar; como una maestra o un consejero. Por favor ráscame en mi oreja. ¡Ah! Zzz.

Segmento 9. Alimento de Tigres

Segmento 9. Alimento de Tigres

¡Hola, aquí otra vez Tumi; tu amigo juguetón! A veces la gente dice, ¡Hey! y también dicen, ¿Qué hondas? Pues ahora que nos vemos, ¿Qué hondas? Tengo hambre. ¿Qué tal una ronda de comida? ¡Ehhh! Eque los tigres en la selva comen carne, frutas, y también comen trigo y plantas. Ellos comen todo lo que se les antoja. Entonces, tú, come lo que puedes, y yo, solo soy un tigre de juguete. Cuando tú comas, yo imaginare que estoy comiendo también.

¿Sabes que nuestro mejor amigo, Jesucristo, tuvo hambre también? Sus amigos, los discípulos, le trajeron comida, pero Él no comió, sino que dijo: “Yo tengo alimento que ustedes no conocen”. ¡Ehhh! se vieron unos a otros pensando, “Tal vez él tiene muy poca comida, y por eso a dicho eso”. Luego Jesús les dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad de mi padre –Juan 4:34. Como puedes ver, este, es un alimento que no se puede comer con la boca.
¿Sabes que significa lo que Jesús, dijo sobre hacer la voluntad de Dios? Esto quiere decir que debemos vivir la forma que Dios quiere que vivamos. Mira, ponme en tu pierna derecha. [Pausa]. Si, esa es nuestra banca de historias.

Escucha. Un día, jugaba cerca de la ciudad y de pronto vi un tubo. Me acerque al tubo y vi la señal que decía: “PELIGRO, Aléjate”. Pero yo quería ver lo que había dentro del tubo, así que intente meter la cabeza, y a pesar de que no cabía muy bien, forcé y forcé mi cabeza hasta que entre. ¡Hay! Me di cuenta que ya no podía salir del tubo. ¡Auch! ¡Qué decisión tan tonta he hecho! –pensé yo. Pero luego llego mi buen amigo, Tigre Tumelo. ¿Sabías que Tumelo, significa confianza? Si, su nombre expresa que se puedes confiar. Pues con la cola, del tubo me saco. Jálame la colita, ¡hay! ¡Despacito, mi amiguito! Luego Tumelo me dio un concejo. ¿Quieres saber lo que me dijo? Ponme cerca de tu oído donde compartimos las historias. Mira, ¿ves mis bigotes blancos a los lados, bajo mi nariz? Puedes tocarlos si quieres, pero por favor, no me los jales. Todos los tigres, aunque seamos pequeños tenemos bigotes, ya que estos nos ayudan en descubrir si es seguro entrar en un hoyo, o en un tubo. Pues ahora, si mis bigotes no caben en un lugar, entonces, sé que es peligroso en entrar allí.

¿Sabías que tú también tienes algo parecido a mis bigotes? ¡A ha! Sí, es una pequeña voz que está dentro de ti que te dice lo que no se debe hacer. Tú debes escuchar. ¿Y sabes porque tienes y sientes esa pequeña voz? Esto es porque tu padre Dios está contigo. Él te ama mucho y te muestra una mejor forma de vivir. ¿Quieres hacer lo bueno, y no atorarte como yo? ¡Sí, claro que sí! Escucha con atención y te diré algo muy especial. Jesús, nos enseña una regla muy especial que todos debemos recordar: “Ustedes, traten a los demás tal como ustedes quieren que ellos los traten a ustedes” (Mateo 7:12).

¿Te gusta estar triste o lastimado? ¿Te gusta si otros abusan y se burla de ti? [Pausa]. ¡Claro que no! Entonces, tampoco tú lastimes, ni abuses de nadie; sino trátalos bien y ayúdalos tal como Dios padre quiere que lo hagas. Si haces lo que Dios quiere, este será el amor verdadero.

Pues ¿Cómo te gusta ese alimento que no se puede comer con la boca? Este es el alimento del aprendizaje. Este sirve para aprender mucho más de Dios, y de las cosas buenas que él quiere para ti. ¿Quieres este alimento? Solo pídeselo al padre Dios, en oración. Hagámoslo ahora mismo: Querido Padre, por favor ayúdame a mí y los a mi alrededor a vivir como tú quieres que vivamos. En el nombre de Jesús. Amen.

Segmento 10. Regalos de Tigres

Segmento 10. Regalos de Tigres

¡Hola, aquí Tumi; el tigre pequeño juguetón! Hoy quiero que nos sentemos juntos para aprender a relajarnos. Sabes, tengo un primo que se llama Thula. Thula, significa tranquiles. Él sabe sentarse y permanecer tranquilo muy bien. Ahora practica en como estar tranquilo. Respira suavemente una y otra vez, adentro, y afuera. Otra vez, adentro, y afuera. Ahora, mientras continuas respirando repite: Dios, me ama. [Pausa]. Dios me ama. Una vez más. Dios me ama. ¡Qué bien lo hiciste!

Ahora piensa en un lugar donde quisieras estar, como un lugar seguro. ¿Esta ese lugar al lado del rio, o en la playa? Tal vez es arriba en una montaña, viendo la salida del sol. Ahora, imagínate estando allí. ¿Cómo sabes que Dios te ama? Mi papa dice que yo soy alguien muy especial, y a veces me regala cosas; solo porque me ama.

¿Y a ti, te dan regalos también? ¡Ah! sí, en tu cumpleaños y en navidad. ¿Y, tu mama y papa, o la persona que te cuidan te dan algo para mostrarte que te aman? Dime en mi oído [Pausa]. ¡Qué bueno! ¿Sabías que tu padre Dios, también te ha dado regalos? [Pausa]. ¿Qué? ¿Dices que no has recibido nada de parte Dios? Escucha con atención:

Ese regalo, es algo que ya está en ti. Se trata de lo que tú, eres muy bueno. Mira, tal vez eres muy bueno en la matemática o en la lectura, o tal vez en los deportes. ¡Algo como, correr más rápido que los demás! Este punto fuerte dentro de ti, es un regalo de Dios. Por ejemplo, Si aprendes las lecciones más fácil que otros niños en la escuela. Otra pregunta. Te gusta cuando otros te ayudan con algo que necesitas. Pues si así es, entonces, tú también podrías ayudar a otros con tu punto donde eres muy bueno.

Dime, ¿Cuál es tu punto fuerte? [Pausa] ¡Eso es genial! Ahora piensa: en como podrías usar ese regalo para ayudar a otros tigres, digo, a otros niños. [Pausa]. ¡Ahh, que bien! ¿Quieres saber algo especial? Ponme cerca de tu oído. Ves, esto es un regalo que puedes disfrutar mucho. ¡Y se puede disfrutar aún más, si lo compartes con otros! Pues usa esos regalos; todas las cosas buenas que Dios te ha dado y todo lo que están dentro de ti. Haciendo esto, tu podrás ayudar a otros a mejorarse, incluso en aprender ese mismo regalo también.

Sabes, hay otro regalo más especial todavía que tú puedes tener de parte de Dios. ¿Sabes qué es? [Pausa]. Este es el amor de Dios. Él quiere que sepas que eres muyyyy especial para El. Y tú también, ama a Dios y a los que están a tu alrededor. Da lo mejor de ti. Ahora ya sabes que tú puedes tener ese gran amor de Dios; este es el regalo más especial que alguien podría desear o tener.

¿Ahora, tienes un juguete que te gusta mucho? ¿Estarías dispuesto en dar tu juguete a Dios? [Pausa]. Mmmm, ¿Es difícil verdad? Pero sabes, Dios no necesita ese juguete. El solo te quiere a ti, a tu corazón, y tu tiempo. ¿Eso es grandioso, verdad? Pues se bueno y generoso como nuestro Dios Padre lo es. Habla con el todos los días, muchas veces al día. Si quieres, puedes hacerlo ahora mismo.

Que tal después de mostrarme tu amor con un gran abrazo, no olvides que puedes hablar conmigo, ya que yo te escuchare. También puedes hablar al número telefónico en la bosa en mi barriguita. Además, puedes hablar con un adulto en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero.

Segmento 11. Necesidades de Tigres

Segmento 11. Necesidades de Tigres

Hola mi amigo, soy Tumi. Hoy quiero preguntarte algo muy importante: ¿Existe un lugar seguro donde puedes ir? Tú sabes, algunas veces no nos sentimos bien, y nos sentimos algo tristes. Abecés, nos sentimos tan infelices que queremos estar solos por un momento en un lugar seguro.

¿A dónde vas cuando te siente así? Si quieres ir, vamos o imaginemos que estamos en ese lugar. [Pausa] Ahora, hablemos de cosas importantes pero primero, algo muy importante: dame un gran abraso. [Pausa] ¡Hurra! este me hace sentir feliz. Es justo lo que necesitaba, porque a nosotros lo tigres, nos gusta sentirnos seguros. Yo muchas veces digo: ¡Un abrazo cada día quita las lágrimas que saldrían!

Ahora ponme en tu pierna derecha, que te contare una historia. Déjame contarte sobre las necesidades de nosotros los tigres. A nosotros, nos gusta sentirnos seguros y por eso nos escondemos en los arbustos. También necesitamos una guarida para dormir, necesitamos comida, y necesitamos a nuestra familia y a nuestros amigos.

Nosotros los tigres, a veces necesitamos hacer decisiones importantes, como: donde caminar para que no meterme en problemas. Yo en particular, necesito a otros tigres para hablar y compartir de las grandes decisiones que tengo que hacer. Tengo a otro amigo tigre que es mayor que yo. Él es muy bueno y sabe muchas cosas; su nombre es Themba. Ahora, Themba, significa ‘Confiable’. Él es honesto y es alguien en quien puedes confiar. ‘Confiar’ significa que tú sabes que esa persona te escuchara y estará dispuesta en ayudarte cuando fuera necesario. Esa persona en quien tú confías no hablara mal de ti con otros, ni hablara de lo que tú le has confiado.

Ahora dime, ¿Qué es lo que tú en realidad necesitas? ¿Sera alimento o un hogar? ¿Será que necesitas a alguien en quien puedas confiar? ¿Sabes que puedes confiar en mí, verdad? porque soy tu buen amigo. Recuerda que también puedes confiar en nuestro Padre Dios, y Jesús, es nuestro mejor amigo. Jesús nos enseña en cómo hablar con Dios padre. Esto se llama ‘oración’. Orando tú puedes decirle a Dios sobre todo lo que necesitas. Puedes hablar con El ahora mismo, si quieres. Solamente cierra los ojos y repite después de mí: “Querido Dios, mira, esto es lo que yo necesito… Esto es lo que me hace tan…” [Pausa].

Ahora sabes que siempre puedes hablar con Dios padre sobre sobre lo que necesitas, sobre tus tristezas y tus alegrías, sobre tus deseos, y sobre las cosas en las que no sabes que hacer. Puedes hablar con El sobre todo y todo, en todo tiempo y en todo lugar. También recuerda en ayudar a los demás cuando ellos necesiten ayuda, como a tu familia y tus amigos. ¿Que si puedes hablar con Dios sobre eso? Sí, claro que sí. [Pausa]

Aparte de todo eso, hay un número en la bolsa en mi barriga al que puedes llamar. Allí donde está escondida mi voz. Así mimo puedes hablar con un adulto en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero.

Segmento 12. Espíritu de Tigres

Segmento 12. Espíritu de Tigres

¡Hola, soy Tumi; tu amigo juguetón! Levántame. ¿Ves? soy un tigre pequeño que siempre estará contigo. Solo tienes que levantarme, y contaremos historias interesantes. Pero primero, algo importante. Por favor abrázame fuerte. [Pausa] ¡Ah, gracias! Ahora quiero contarte algo muy especial. Solo ponme cerca de tu oído derecho, el odio donde contamos las historias:

¿Sabes que tú y yo tenemos un amigo muy especial? Si, Jesús, es nuestro mejor amigo más especial. ¿Y sabes que, por causa de que Jesús es nuestro mejor amigo, Dios estará siempre con nosotros? Jesús, es Espíritu, así mismo Dios padre es Espíritu también. No podemos verlo ni podemos tocarlo, pero si sabemos que Él estará con nosotros siempre.

La Biblia es la forma que Dios usa para enseñarnos sobre las buenas nuevas que él tiene para nosotros. ¿Recuerdas cómo te sientes cuando ya estás listo para ir a jugar, entonces escuchas a tu mama decir, “ya es hora de que te bañes”? Pausa. Si, tú dices ¡Hay mama, solo quiero jugar!

Ahora, los amigos de Jesús, los discípulos, estaban listos para que Jesús se hiciera rey. Así ellos serían importantes y ayudarían a Jesús a atrapar a los malos que hacían lo malo. Los discípulos estaban listos para tener mejores tiempos, pero Jesús les dijo que tenía que irse. Los discípulos se entristecieron mucho. ¿Cómo que Jesús se va, al momento cuando la gente lo quiere hacer rey? Jesús los vio y les dijo que cuando Él se fuera, El espíritu Santo vendría para estar con ellos y con todos los que creyeran y le siguieran. Les dijo que el Espíritu Santo, seria nuestro consolador, nuestro ayudador y guía.

¿Sabías que de todos los regalos que Dios ha dado a su gente, no hay uno más grande e importante que la presencia del Espíritu Santo? El Espíritu y hace muchos trabajos. Primero, Él trabaja en los corazones de toda la gente en todo el mundo. El espíritu santo esta para convencer a la gente a dejar de hacer lo malo. Y los anima a hacer lo bueno. También nos en enseña sobre lo que sucederá si hacemos lo malo. Cuando aceptamos a Jesús, como nuestro salvador, entonces pertenecemos a Dios. Luego el Espíritu santo, empieza a vivir en nuestros corazones. Él nos sella con la seguridad de la promesa de que iremos al cielo, como hijos de Dios.
Este espíritu es el consolador, y al igual como Jesús y el Dios Padre, no podemos verlo con nuestros ojos físicos. Pero, con seguridad El estará en nuestro corazón por siempre. Después que terminemos de hablar pídele a tu papa o a tu mama, o a la persona que te cuida, que te lea en Juan 16:1-15. Recuerda, Juan 16.

Mira, pon tu mano en tu corazón. ¿Tú no puedes ver lo que está pasando allí adentro de ti, verdad? Pero, si sabes que ese corazón está allí. También hay muchas otras cosas allí dentro de ti ¿verdad? Así también, tú puedes saber que tú tienes a alguien cuidando de ti.

Este Consolador te ayudara en hacer las cosas correctamente, y será tu guía y ayuda. Tú sabes, a veces cuando las cosas no van bien y todo se pone mal. Tú, ya no tienes que temer ni estar triste por algo que hiso alguien para lastimarte. Ahora sabes que el consolador que se llama Espíritu Santo está dentro de ti para ayudarte en todo.

Cuando hables con el Espíritu Santo, también Dios padres sabrá de todo lo que has hablado. Recuerda que también hay un número telefónico guardado en la bolsa en mi barriga. También puedes hablar con una persona adulta en quien puedas confiar, como una maestra o un consejero.

Segmento 13. La Familia de Tigres

Segmento 13. La Familia de Tigres

Hola, aquí Tumi. Mi nombre dice que soy un tigre valiente y feliz. También soy tu amigo. Oye, ¿estás feliz hoy día? [Pausa]. Pues dime ¿Qué es lo que te hace feliz? Dime en mi oído izquierdo. [Pausa]. (Introducir un ligero gruñido de tigre). ¡Ohhh!, ¡Esto me haría feliz a mí también! Pero ¿sabes que me hace sentir feliz? Claro, es en estar contigo, puesto eres mi buen amigo. Si, dame un gran abrazo. ¡Ahhh! ¡Qué lindo se siente!

Ahora te diré lo que me hace sentir bastante feliz. Esto es en pertenecer a la familia de tigres. También tengo una guarida donde puedo estar seguro cuando está lloviendo o cuando esta obscuro. Allí está mi familia. Tú sabes: Tandile (mi papa), Thandiwe (mi mama), Thandi (mi hermana), y Thanba (mi hermano). También tengo una nueva hermana que se llama Tate; todos ellos son mi querida familia, a quienes amo mucho. ¿Y tú, tienes familia? Dime sus nombres. ¡Despacito! Pausa. ¡Oh! Ahora ya se.

¿Sabías que la familia también podría hacernos tristes? Mira, con cuidado ponme en tu rodilla izquierda, que te contare sobre mi amigo Tebogo. Él, tiene un nombre muy interesante. Su nombre significa: “Agradecimiento”. Este es un lindo nombre, pero también es un nombre triste en su caso. ¿Sabes por qué? Su familia ya no está juntos. Su papa se fue de la casa, y ahora Tebogo tiene dos guaridas a donde ir; la cueva vieja con su mama, y la cueva nueva donde vive su papa solito. Como te dije, su familia está rota y esto se llama “divorcio”.

Luego, también está mi migo Thatau. Un día, después de ir a jugar en el pasto lo vi. Él estaba sentado llorando bajo la sombra de un árbol. Parecía estar triste, y cuando me acerque, vi los aruños rojos que tenía en su brazo. Yo sé que su mama tiene un nuevo amigo en su casa, quien llego lueguito de que su esposo se fue.

Yo le pregunte ¿Te lastimo el amigo de tu mama? El solo bajo la cabeza. Luego yo lo lleve con uno de los tigres maestros; gente en quien podemos confiar. La maestra hablo con otros tigres quienes podían ayudar a Thatau. Ellos hablaron por teléfono, y ahora Thatau está un lugar mucho mejor y seguro.

Como puedes ver, abecés, pasan cosas tristes a los tigres cachorros, y a los niños también. Sí, no sabemos por qué pasan esas cosas, pero si pasan, y estas puede lastimar mucho. Pero, en el fin, Dios los usa en algo bueno. Él tiene el poder de hacer todo lo que quiere; porque es el hacedor de maravillas. El hace mucho bueno, porque quiere lo mejor para sus hijos.
¿Puedo preguntarte algo? ¿Viven con una familia rota? Tú sabes, una familia que está incompleta. ¿Hay alguien en tu familia que no es feliz? ¿Qué tal tú? ¿Hay guíen que te lastima? ¡Oh! Tú necesitas saber que eso no es tu culpa. Repite después de mi: “No es mi culpa”. Una vez mas. No es mi culpa, no es mi culpa, no es mi culpa. Siempre recuerda que eso no es tu culpa.

Ahora, a cerca del teléfono que hablaron los maestros para ayudar a Thatau. Si, tú, necesitas hablar con alguien para contarles sobre si alguien te lastima. Habla al número telefónico que está en mí barriga. Allí donde está escondida mi voz. También encuentra a un adulto en quien puedas confiar, como una maestra o un consejero.

Ahora, que tal otro abrazo. ¡Super! -se siente muy bien. Tú y yo somos como familia; una buenas familia que me gusta mucho.

Segmento 14. Tigres En El Bosque

Segmento 14. Tigres En El Bosque

¡Hola, aquí Tumi; tu amigo juguetón contador de historias! Primero, quiero que vayas a un lugar seguro. No tienes que ir a ningún lugar, solo encuentra un lugar quieto y confortable.

Cierra los ojos y piensa en ese lugar bello; un lugar seguro y feliz. Ahora imaginemos que estamos en ese lugar. Tal vez en la playa o cerca del rio. O tal vez es arriba en una montaña. Dime, ¿Qué ves? [Pausa]. ¿Qué escuchas? [Pausa]. ¿Hueles algo? [Pausa]. Ahora siéntate y relájate, y cuando te sientas solo y triste, solo cierra los ojos e imagínate que estas en ese lindo lugar, y que yo estoy contigo. [Pausa].
Hoy quiero enseñarte de los lugares donde no es seguro. Yo no busco problemas, pero a veces, tengo que ir al bosque. Tú sabes, allí a veces esta obscuro y miedoso. Recuerda, que cuando si te encuentras en una situación peligrosa, aquí hay algunas cosas que debes saber:
• Nunca te quedes solo donde no hay otras personas
• Camina derechito y no muestres que tienes miedo o que estás listo para escaparte
• No lleves demasiadas cosas contigo porque alguien intentara robarte.
• Si tienes un celular, mantenlo listo, pero escondido
• Si tuvieras que estar solo, intenta mostrar que hay otros contigo también

¿Sabes otra cosa? el bosque no es el único lugar peligroso. Colócame en tu muslo y cuídame, que te contare sobre mi prima Thula:
Ella es una tigre muy callada, pero un día, ella estuvo más callada que lo normal. Ella me conto sobre su tío. Me dijo que un día, mientras solos en la casa, su tío se acercó para estar solo con ella en la esquina de la casa. Allí él le toco las partes privadas a Thula. Luego, ella grito y se fue corriendo. Después que paso todo, ella dijo “yo no debí ver la cosa feas que vi. Yo debí darme cuenta de las señales de que algo malo iba a a suceder”. Pues como puedes ver, el bosque no es el único lugar peligroso. Tu casa también podría convertirse como el bosque peligroso. Mira, asegúrate de nunca estar solo con una sola persona en la casa. Tú sabes, no debes estar solo con alguien que no confías, menos con alguien no conoces. También, pon atención a las señales que indican que algo anda mal como:
• Si alguien mayor entra en el baño cuando te estas bañando
• Si una persona sigue hablando de sobre cómo está cambiando tu cuerpo
• Si una persona quiere estar solo contigo sin ninguna otra persona entre ustedes
• Si una persona, muchas veces te compra regalos y dulces solo por nada

Si esto te estuviera pasando, entonces debes decirles a tus padres o a la persona que te cuida. También puedes contárselo a una persona en quien puedes confiar.

Ahora abrásame, y recuerda que tú eres muy especial. Ningún adulto ni ningún joven, ni nadie debe pedirte que hagas cosas que no quieres. Tú tienes derecho de estar y de sentirte seguro. Tienes el derecho de tener a alguien que te cuide y que te respete; alguien en quien puedas confiar. Tú tienes derecho de ser protegido, y si no te sientes seguro, recuerda, busca el número de teléfono que está en la bolsa en mi barriga, allí donde está mi voz. También encuentra a un adulto en quien puedas confiar. Alguien como una maestra o un concejero, para que hables con ellos sobre lo malo que te está sucediendo.

¿Hey, te he dicho que el lugar seguro para mí son tus manos? ¿Me rascas detrás de mis orejas? ¡hayyy!, esto me tranquiliza mucho! Zzzzz (tigre Tumi roncando).

Segmento 15. Tigres Compañeros

Segmento 15. Tigres Compañeros

¡Saludos a ti! Soy Tumi, tu amigo. ¿Sabes que me gusta mucho el tiempo que pasamos juntos? Sí, porque contamos historias lindas y esto es un tiempo muy especial para mí. ¿Qué tal tú? [Pausa]. Me allegro mucho que seamos compañeros. Ahora un abraso de tigres. ¡Sííí, es porque somos buenos amigos! Y como sabes, tengo otros amigos también.

Con cuidado cárgame en tu pierna derecha ¿Y tú, tienes otros amigos también? ¿Quién es tú amigo; me refiero a tu mejor amigo? [Pausa]. ¡Oh! Ya veo. ¿Y, tienes otros amigos con quien juegas? Ahora dime, ¿hay algún niño que no te gusta mucho? [Pausa]. ¿Por qué? ¿Por qué no te gusta ese niño? Dime en el oído izquierdo. [Pausa] ¡Ah! -ya veo.

Pues tú puedes escoger a tus amigos. La amistad es uno de los regalos que el Padre Dios nos ha dado. ¿Tú sabes eso, verdad? Tú puedes tomar parte en un grupo de amigos especiales, como un grupo grande de amigos. Pero abecés, en ese grupo las cosas podrían ponerse feas, ya que en un círculo grande de amigos, no todos son amigos verdaderos. Alguno niños pueden mostrarse toscos y groseros e incluso podrían ser abusones.
Tal vez tú mismo estas batallando con ese problema: ¿Hay alguien que te está mal tratando? Algo momo: jalándote el cabello o empujándote, o tal vez dice cosas malas en mensajes de voz o en textos en el teléfono.

¡PUES NO! ¡Tú no necesitas eso! Salte de allí y no participes en lo malo. Ellos no son tus amigos, no son amigos verdaderos. Si esto continua, debes hablar con alguien; alguien en quien puedes confiar. Tú sabes, habla con un amigo verdadero. Como sabes, cuando varios compañeros están juntos, muchas veces es fácil que a alguno de ellos se le antoja hacer problemas. Y el chico más fuerte, muchas veces influencia a otros a hacer lo malo también, porque les parece divertido. Muchas veces la gente hace eso por ser influenciado por otros, y hacen eso aun sin darse cuenta.

Mira, deja decirte algo importante. Acércame a tu oído, si el oído derecho. ¿Sabes que se necesita a alguien para hacer un cambio bueno en un grupo? ¿Te imaginas? [Pausa]. Si influenciamos a otros positivamente en cosas buenas a solo un chico, entonces podríamos hacer mucho bueno.

Pues si tú no quieres que cosas malas siga sucediendo, entonces párate y niégate de hacer lo malo con ellos. Fíjate en los compañeros que son débiles; quienes son forzados a seguir la corriente. Al contrario, tu puedes ser un amigo verdadero. Solo apóyalos y anímalos a que ellos también dejen de hacer lo malo. Fíjate, tal vez algunos de ellos se sienten igual que tú, pero tienen miedo de hablar sobre esto.

La Biblia es la palabra de Dios y ella nos ensena a ser un amigo verdadero. Donde dos o tres se apoyan juntos, es como un mecate doblado en tres. Como ves, este no se rompe fácilmente. Busca a alguien en quien puedas confías para hablar de estas cosas, y sé un buen amigo con todos.

Recuerda que puedes hablar al número de teléfono que está guardado en la bolsa de mi barriga. También encuentra a alguien en quien puedas confiar, como un adulto, una maestra o un concejero y cuéntales de como dejar de hacer problemas.

Tú y yo somos buenos amigos, por eso somos un buen par. ¡Chócala!

Segmento 16. Tigres Temerosos

Segmento 16. Tigres Temerosos

¡Hey! ¡Soy Tumi, tu amigo juguetón! Vamos al lugar seguro. Tú sabes, ese lugar donde cierras los ojos y puedes ver el lugar donde te sientes seguro y contento. Un lugar como la playa o el rio, o tal vez al lado de la montaña. Ahora, imagínate que estamos allí juntos.

Cuando me veas allí junto a ti siéntete que no estás solo. Abrázame fuerte si quieres. ¡Hayyy, se siente tan lindo! Ahora colócame en la banca donde contamos historias; si, la banca es tu pierna derecha. ¿Te sientes confortable y bien? [Pausa] Qué bien, porque quiero hablar de algo que no me gusta recordar. Déjame empezar con una historia. Un día yo estaba jugando a las escondidas con mi hermano Themba y otros amigos. Pues encontré un muy buen lugar para esconderme. Era un tronco hueco de un árbol y allí, nadie me pudo encontrar.

De pronto se metió el sol y yo estuve dentro del tronco por un buen rato. Todo estaba tan oscuro y por eso lloraba de miedo. “¡Themba, Themba!” –gritaba yo, pero nadie respondió, así que intente de nuevo: “Themba!”. Los otros tigres ya se habían ido a su guarida, pero yo estaba allí, solo en la obscuridad.

Lugo escuche sonidos por allí y por allá, como cosas crujiendo y raspando. De pronto, algo detrás de mí me agarro. Yo quise saltar, pero las manos fuertes de tigres me atraparon. “Shhh Tumi, soy tu papa” dijo la voz ¿Por qué te quedaste solo por tanto tiempo? Yo volteé y vi, era mi papa, Tandile. Tenía tanto miedo que ni siquiera supe que hacer o decir.

¿Qué tal tú? Dime de tigre a tigre: ¿Ay cosas que te dan miedo también? Como cuando se apagan las luces, ¿ves o escuchas cosas? Mi amiga Thulani, dice que a ella le da mucho miedo que alguien de su familia se valla y la deje sola. Es que eso fue lo que paso con su papa. Él se fue y los dejo solos. También mi amigo Thoho me dijo que él se asustó mucho cuando su tío se enfermó mucho.

Tú sabes, a veces la gente se enferma tanto hasta que algunos nunca se recuperan y mueren. ¿Sabes que es el Sida (HIV)? El sida es una enfermedad que se puede contagiar por tocar la sangre de otra persona. Ahora, tu sangre es muy especial. Solo tus padres y tú pueden tocarla, pero solo con protección. Si te lastimas y te hieres, nunca, ninguna otra persona debe tocar tu sangre. Tú tampoco nunca toques la sangre de otros. Esto es para evitar que te contagies con las enfermedades de otros.

Habla con tu mama o tu papa sobre esto, o con un adulto en quien puedas confiar. Algunos niños han perdido a sus dos padres por causa del sida; por eso muchos de ellos tienen que cuidarse solos.

Pero a ti, ¿qué es lo que te da mucho miedo? Dime despacito en la oreja derecha. [Pausa] está bien, no se lo diré a nadie, pero tienes que saber algo. Cuando tengas mucho miedo como lo que yo tuve cuando estaba atrapado en el tronco. Debes saber que tu Padre Dios está siempre contigo. No lo podemos ver porque Él es Espíritu, pero si podemos hablar con Él en oración. Él sabe dónde te encuentras y lo que sientes. Pues siéntete contento y tranquilo sabiendo que si Dios está contigo. Repite conmigo: ¡No estoy solo! ¡Jesús me ama! Confía que Dios siempre estará contigo.

Ahora, si sigues teniendo miedo, entonces habla con alguien en quien puedas confiar, como tus padres, una maestra o un concejero. Recuerda que también puedes hablar conmigo puesto que tú y yo somos amigos.

Segmento 17. Tigre Tumi

Segmento 17. Tigre Tumi

¡Hola! Como ves, soy tigre Tumi; ¡el tigre juguetón! Pero antes que iniciemos nuestra charla, primero lo primero; dame un gran abrazo. ¡Ahhh! Eso me hace sentir muy bien; como si fuera comida. ¡Hey! Hablando de comida, ¡tengo hambre! ¿Tienes algo de comer? ¡Hey! no, mi amigo, yo no puedo comer comida real porque soy tu amigo de juguete, pero si podemos jugamos a que podemos comer todo lo que queramos.

Ahora, ponme en nuestro banco de historias; si, en tu pierna derecha y sostenme. Hace varios años tuvimos un verano muy seco, porque casi no hubo lluvia, así que casi se terminó toda nuestra comida, y fue así como se produjo una crisis de hambre en nuestra aldea.
¿Sabes que es una crisis de hambre? Esto es cuando casi no hay nada para comer. Pues por falta de comida, los tigres y la gente se debilitan y no tienen energía; hasta que algunos mueren de hambre.

Una noche, nosotros, no teníamos nada para comer. Estábamos hambrientos y preocupados. Lugo el resto de los tigres compartió con nosotros de su comida, pero apenitas alcanzó para todos. Sí, yo recuerdo muy bien ese día.

Hey, ¿Qué tal tú? ¿Recuerdas algún día estar hambriento también? Dime en el oído derecho. [Pausa] Sí, es como el tiempo cuando nosotros tuvimos tanta hambre. ¿Sabes que hay otra hambre de la cual uno no se puede llenar con comida? Esta hambre, no viene de nuestro estómago, sino que está muy dentro de nosotros.
Algunas personas se sienten muy mal, por eso ellos quieren que alguien los cuide, porque tienen un hambre y un espacio vacío que no se puede llenar con nada; ni con comida, ni con riqueza, ni con ninguna otra cosa.

Mira, te contare de mi amigo Tigre Thatau. Thatau, significa “Tomar”. El tomo unas hojas, se las comió y le gustaron mucho. Y aunque eso le hiso mucho mal, aun así el continuo usándolas cada vez más.
Eso le gustaba tanto hasta que ya no quería vivir sin ellas. Pero esas hojas son muy malas y le hicieron mucho daño, hasta que se fue de casa con otros tigres que hacía lo mismo que él. Todos allí, acostados sin hacer nada bueno, siempre enojados, tristes, y vacíos. Algunas veces yo visito a Thatau, pero él no me reconoce porque las hojas dañaron mucho su cerebro. Eso le quito todo lo que él tenía.

¿Y tú, sabes o conoces a otros tigres; digo, niños que usan eso como drogas? ¿Sabes el nombre de algunos de ellos? [Pausa]. Si, esas hojas y polvos son muy malos, y eso tampoco puede llenar el hambre que está en nuestro estómago ni el hambre que está muy dentro nosotros.
Ahora ya sabes, una vez que se usan esas hojas o polvos malos, luego quieren más y más, y después algo más fuete y más fuerte, para quitar ese vacío y tristeza que tienen uno por dentro.

Te diré algo especial: La palabra de Dios dice que Jesús vino para estar con nosotros y llenar ese vacío con una vida abundante que solo Él puede dar. A través de Jesús, el hijo de Dios, podremos sentirnos especiales y felices. Jesús nos satisfará siempre en todo. Bien, si tú conoces a alguien que usa esas hojas o polvos malos, o si tú te sientes solo y triste, puedes hablar al teléfono que está escondido en mi barriga. También, habla con alguien en quien puedas confiar, como tus padres, una maestra o un concejero.

Por favor sóbame mi estomaguito, ya que eres mi amiguito. Perrrrrrfeto!!! Zzzzzz (tigre Tumi roncando)

Segmento 18. Trampa de Tigres

Segmento 18. Trampa de Tigres

¡Hola, es Tumi, otra vez! ¿Sabes que realmente disfruto mucho nuestras charlas? ¿Cómo te sientes? Ya sabes, otros tigres siempre preguntan eso también, pero en verdad no quieren saber, ya que mientras empiezas a responder: “Pues-yo-estoy-bien-y-me…”de repente solo ves una cola yéndose lejos de ti. Pues en realidad dime ¿Cómo estás y cómo te sientes hoy?

Te escucho, pero primero un gran abrazo de tigres – ¡eso es! Ahora te contare sobre mi tío, tigre Tumelo. Ponme en la banca donde contamos las historias. Si, tu rodilla derecha. Te diré lo que significa su nombre después que me rasques mis orejitas. Si, allí donde esta rosita. Pues “Tumelo,” significa “Fe”. Ahora, un día, mi tío Tumelo caminaba lejos en el ramaje, cuando de pronto escucho un terrible sonido (Introduzca sonido de trampa metálica cerrando y abrochando, y un sonido de Tigre Tumi imitando el gruñido del tío).

Mi tío quería escaparse, pues lo intento e intento por un buen tiempo hasta quedar todo adolorido; pero no logró escapar. Ni siquiera podía mover las piernas, puesto que estaba atrapado en esa trampa.

¿Qué tal tú? ¿Alguna vez te has sentido como si estuvieras atrapado en una trampa como mi tío Tumelo? Abecés, cosas malas le suceden a uno. Tal vez has hecho algo malo, algo en lo que no dejas de pensar y te sientes como mi tío Tumelo (Introducir otra vez el sonido de trampa metálica cerrando y abrochando).
Muchas veces las personas se sienten mal; piensan y dicen: “Yo no soy bueno, puesto que hago muchos errores y cosas que no son buenas”. Esto se llama “culpabilidad”. También, puede que algo malo te haya pasado y por eso te sientes mal. No me refiero a que te sientas enfermo, sino a como estar allí, sin ganas de nada y solo sintiéndote culpable. ¿Tal vez te sientes como si estuvieras en un remolino profundo de cual no puedes escapar?

Mira, cuando sientas esos sentimientos feos, piensa en un semáforo: Rojo: Deja de decirte que eres malo y di: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” - (Filipense 4:3) “Yo sí puedo hacer lo que debo hacer; porque soy hijo/hija de Dios quien me ama tanto". Naranja: Reconoce los avisos e identifica sobre en cuando llegan esos sentimientos feos. Verde: Aléjate yendo hacia afuera y encuentra algo bueno que te gusta hacer. También encuentra a otras personas para hablar/jugar y tranquilizarte.

Cuándo te pasen cosas que te hacen sentir mal, solo tranquilízate y no te preocupes mucho. Habla con un buen amigo de esto, y eso te hará sentir mejor. También recuerda que si tú haces algo malo a otra persona, debes pedirle perdón y bebes decirle que te arrepientes. Así mismo, habla con Dios padre de todo eso también, ya que El, tiene todo el poder en todo y en todos. Dios padre te entenderá y te quitara esos sentimientos feos que sientes, si se lo pides. Además encuentra el número telefónico que está en la bolsa en mi estómago para hablar de esas cosas. Igualmente encuentra a alguien en quien puedas confiar, como tus padres, una maestra o un concejero.

¿Sabes qué? Creo que también puedes hablarme suavemente en mi oreja. Para iniciar eso, empieza sobándome las orejas despacito.

Segmento 19. Toques de Tigres

Segmento 19. Toques de Tigres

¡Hola! Soy Tumi, tu buen amigo. ¿Qué tal unas palmaditas en mi cabecita y luego me sobas la piel? ¿Cómo se siente? ¡A ha! Si, tú puedes tocarme porque yo te he dado permiso. ¿Te gusta mi piel? ¿Es muy suave verdad? ¿Se siente como una chaqueta de piel calientita y suavecita verdad? Ahora siente tu misma piel, ¿es diferente verdad?
Bien, antes de iniciar nuestra charla de tigres, primero un gran abraso. Prrrrrrr ¡Mmmm! -esto me pone de muy buen ánimo Ahora recuerda que tú puedes abrasar a tu familia y a tus buenos amigos; y ellos pueden abrasarte a ti también. Abrasar a la familia y amigos es un idioma del amor, y este, es un toque muy bueno. ¿Pero sabes que también hay toques malos?

Ahora dime, ¿cuándo te ves en el espejo, te gusta lo que ves? Tú debes saber que tu cuerpo es una obra maestra que Dios ha hecho. Por eso, tú, debes cuidarlo y protegerlo. Piensa de tu cuerpo desde la cabeza hasta los pies; todo de ti es tu propio espacio y de nadie más; solo es tuyo. Por eso, nadie, ni un tigre, ni ninguna otra persona pueden tocar tu espacio si tú no se lo permites.

Déjame decirte algo: Pon tus manos en tus hombros y luego ponlas en tus rodillas. [Pausa] Pues desde tus hombros hasta tus rodillas, nadie, por ningún motivo, debe tocarte. Si una persona te toca desde los hombros hasta las rodillas; esto se llama “abuso sexual”. Si alguien quieres hacer eso contigo, tú, no se lo permitas, ya que querrán hacerlo a escondidas y eso será muy vergonzoso y malo para ti.

Ahora ponme en la banca donde contamos las historias. Si, tu pierna derecha. Un día mientras nadaba en el rio, cerca de una piscina, cuando de pronto sentí que empezó un torbellino; este me empezó de jalar. Pues yo intentaba salirme, pero el agua me jalaba muy fuerte. Yo tenía tanto miedo, pero de pronto sentí la pata de un gran tigre sacándome. Era mi papa, Tigre Tandile. El me ayudo y me saco; y si él no me hubiera ayudado, yo no estuviera aquí.

Este torbellino me recuerda de lo que se siente cuando alguien invade tu privacidad, ósea, tu propio espacio. Esto le paso a la amiga de mi hermana, Tigre Thandi. Ella dice que cuando alguien le toco sus partes privadas, donde no se debe tocar, después de eso, ella, se sintió como si se estuviera cayendo en un torbellino.

Ella dijo que primero, se piensan que eso malo no le había sucedido a ella. Luego, pensaba que ella ya no eres una tigre buena. Después, cuando sentía que ya no podía más, ella deseaba contárselo a alguien, pero no lo hiso por vergüenza; pues creyó que nadie le haría caso y que nadie le iba a creer. Pesaba que nunca saldría de ese problema. Todo eso pensaba Tigre Thandi.

Pero un día, Tigre Thandi se lo conto a una muy buena amiga y su amiga la escucho y le prestó ayuda. Con todo eso ella, ya estaba muy dañada porque no lo dijo a nadie por mucho tiempo. ¿Esta uno de tus amigos siendo abusado? Habla con alguien en quien puedan confiar. Como tus padres, un concejero o una maestra. También pueden hablar al número telefónico que está en la bolsa de mi barriga.

Ahora abrásame cerca de ti, yo te doy permiso hasta de rascarme mi nariz. Mmmm, Zzzzzzzz (Tigre Tumi durmiendo).

Segmento 20. Tigre Pequeño

Segmento 20. Tigre Pequeño

Hola, soy Tumi. Yo y tú somos amigos. ¡Ups!, digo, tú y yo; porque el burro se cuenta al último ¡Ja jajá! Lo siento por mi error. Ahora tengamos nuestras charlas, pero primero, un gran abraso. [Pausa] Así es –Ups, ¡lo siento otra vez! Abrásame solo si quieres. ¿Tú sabes, verdad?

Sabes, hay un nuevo cachorro en mi clase que se llama Tigre Tau; y ese nombre significa “León”. Repite, “Tau” [pausa]. Pues Tau, es un tigre muy alto. Cuando estamos en la escuela, si me siento a su lado, me veo y me siento tan pequeño. Pues a veces creo que no soy suficientemente bueno, porque yo no soy el tigre Tau.

El otro día cuando me acerque a la alberca y vi mi reflexión en el agua, ¡vi cuan chaparrito soy! ¿Y tú, tienes un cristal brilloso para ver tu reflexión? ¡Ah! Sí, el espejo ¡lo siento! Parece que hoy tengo problemas diciendo lo siento, lo siento lo siento. Amigo, ¿me ayudas con algo? Cada vez que diga “lo siento” dame palmaditas en la cabeza.

Y dime, ¿cuáles son las partes te gustan de ti? [Pausa]. Si, agárrame para que te vea. Si, también a mí me gusta. Ahora, mírame y dime, ¿cuáles partes te gustan de mí? Sostenme cerca del compartidor ¡Oh! lo siento. Digo, tu oído derecho donde compartimos (Pausa por palmaditas en la cabeza). ¡Eh!, ¿deberás? Ahora yo te diré lo que me gusta de mí:

Pues, me gusta el color y las rayas en mi piel, me gusta que tengo cuatro pastas, y me gustan mis largos bigotes. Puedes tocarlos si quieres. Y dime, ¿acaso a ambos nos gustan las mismas cosas de mí? [Pausa].

Ahora te diré la parte que no me gusta de mí. ¿Cuál crees que es? Pausa. Es la manchita negra que tengo en la colita. Es que, no se ve bien como la de ¿quién es ese?, el tigre alto. ¡Ah! Sí, se llama Tau. Si, ¡lo siento! [Pausa], para palmaditas en la cabeza.

¿Sabes que hay otro tigre cachorro nuevo en mi escuela? Él es mucho más redondito que yo y tiene unos largos hermosos bigotes, pero por tan redondito que es; él mismo no se los puede ver. (Introducir una voz halando despacito diciendo: ¡pero, no se lo digas a nadie!). Él se entristece mucho y piensa de sí mismo como un gordo perdedor –eso me dijo él.

¿Y sabes que paso con Tigre Tau? Colócame en la banca donde contamos las historias; si, tu rodilla. Pues él se hiso parte de una pandilla mezclándose con tigres malos. Él se peleó con otro tigre y lo golpe muy feo. Luego lo visite en la cárcel (Introducir a Tumi imitando una voz gruesa diciendo: “Tumi, este no es un lugar bonito ni para ti ni para la pandilla. Aquí nadie confía en nadie, solo se odian unos a otros”). Pues le pregunte ¿Tau, porque odias a los demás? Él se me quedo mirando, y como soy un tigre muy pequeño, me entristecí mucho. “Creo que es porque yo no me gusto a mí mismo" –dijo el, y luego lloraba y decía que su vida era un desperdicio.

¿Pues como ves, a veces, nos tenemos lastima a nosotros mismos, pensando que otros ven solo lo malos en nosotros? Ahora, es importante que sepas que veces nos sentimos tristes de nosotros mismos sin razón alguna. Dios Padre nos hiso y nos ama mucho. Solo hay un Tumi; ese soy yo. Si no me siento bien y si no me gusta mi cuerpo, recordares; Dios me hiso y el hace todo perfecto y sin errores.

Pues piensa en todas las partes buenas que si tienes de ti, y cuéntale a Dios de las partes que no te gustan. Recuerda, ¡Dios no hace basura! Si aún te sientes mal, habla con una persona en quien puedas confiar. Como tus padres, una maestra o un concejero.

Segmento 21. Tigres Tímidos

Segmento 21. Tigres Tímidos

¡Hola, soy Tumi, tu amigo juguetón! Y aunque soy un tigre pequeño, yo sí puedo hablar de cosas importantes, pero primero, un abraso de tigres. [Pausa] ¡Ahh! ¡Esto me hace sentir muy importante!

Ahora dime, ¿Quién eres tú? No, no es una broma. Yo sé que tienes un lindo nombre, pero dímelo otras ves. ¡Eh! ¿Quién soy yo? ¿Ves las líneas en mi piel? Tengo diez líneas, siete en mi espalda y tres en mi colita; y soy el único que las tiene. ¿Las ves?

Ahora, mira la ropa que tienes puesta. Esa ropa no muestra lo que tú eres en realidad. No hablemos más de nuestras ropas ni de nuestra piel, sino hablemos de cosas importantes. Empecemos un juego señalando algo como: Cuando me veo, veo… Mira, yo lo hare primero: Cuando me veo, veo a un tigre feliz y saludable a quien le gusta hablar. Soy tan suave que hasta a los humanos les gusta tocarme, y claro les gusta abrazarme también. Pues soy Tigre Tumi. Soy alguien especial, y soy un buen amigo.

Ahora es tu turno. Cierra los ojos y di: “Cuando me veo…veo-(pieza las cosas que no se ven, porque las cosas que se ven, no las cosas más importantes. Por ejemplo: Mi tía, tigre Tabita, ella ya no se ve tan hermosa como antes.

¡Shhhh! ¡Hay, que mi tía no escuche lo que dije! Como puedes ver, el verse bien no durara para siempre, pero lo que hay dentro de nuestro corazón es lo más importante. Tal vez tú sonríes con facilidad, o tal vez eres muy tranquilo. Tal vez te gusta hacer el bien y ayudar a la gente. Pues lo que está dentro de ti, es lo que tú eres. Esto se llama carácter de calidad, y es lo más especial.

¿Sabes que es una joya? Una joya, es una piedra preciosa; es muy costosa y muy especial. Hay muchos tipos de ellas y todas brillan muy bonito. Hay de muchos colores: Verdes, rojas, amarillas, azules etc. etc. Todas esas joyas son de buena calidad y pueden relucir y brillar asía afuera tan hermoso. Así también tú; lo que hay dentro de ti te hará brillar también. Esto es un regalo de Dios en ti. Eres una hermosa joya preciosa, valiosa, y muy especial.

¿Pero sabes que a veces las personas no brillan? Esto me hace pensar en mi amiga Tigre Thulani. Ella, es muy linda, es tranquila, y humilde. Ella es muy tímida también, hasta que el otro día, ella no levanto la mano para recibir tiques para el concierto de tigres. Pues ella se perderá el concierto por no usar su calidad.

Y tú, ¿sabes cómo desarrollar tu carácter de calidad? ¿Buscas hacer las cosas buenas que te gusta hacer? A Thulani le gusta leer libros. Ella puede leer en tres diferentes lenguas; digo, en tres diferentes idiomas. Ella empezó en hacer cosas buenas que le gustan. Esto se llama interés.

Ahora piensa en ti. ¿Qué cosas te gustan? Si, las cosas buenas que te gusta hacer. [Pausa] Pues si te gustan hacer esas cosas buenas, entonces puedes sentirte mejor sobre ti mismo. Y dime, ¿cómo usaras los regalos que Dios te ha dado? [Pausa]. Pídele a Dios padre que te enseñe y te dirija en hacer lo que es bueno. Si, de esta forma brillaras como las joyas.

Si quieres saber en como brillar más, tú puedes hablar al teléfono que está en la bolsa en mi barriga. También puedes hablar con tus padres, con una maestra o un consejero. Por favor muy suavecito, rascarme el cuellito. Así me pondré tranquilito y feliz… Zzzzzzz –Tigre Tumi durmiendo.

Segmento 22. Pensamientos de Tigres

Segmento 22. Pensamientos de Tigres

OPCIÓN 1 & OPCIÓN 2
OPCIÓN 1: ¡Hola, aquí otra vez Tumi; tu amigo juguetón! ¿Sabes que me dan muchas cosquillas en mis axilas? Si quieres, puedes intentar- ¡Jajajaja! ¡Jajaja-hay-ya-no-más-cosquillas por favor! ¡Guau, eso fue divertido! ¿Viste que casi me caigo? Claro que es bueno reír y tener tiempos divertidos, pero como puedes ver que cuando decidimos hacer algo, otra cosa que no esperábamos podría suceder, ¿cierto?

Ponme en tu pierna para que tengamos nuestra charla. Quiero contarte sobre mi amigo tigre Lulaza. Un día mientras jugando en el campo Tigre Lulaza, se fue brincando hasta llegar donde estaba un gran árbol. Cuando llego, vio mucha fruta en el suelo y decidió juntar y comerla. Cuando Lulaza intento comerla, dijo que la fruta tenía un sabor fuerte, pero antes de comer más, su madres llego para llevarlo a casa.

Al parecer, esa fruta había estado tirada en el suelo por mucho tiempo. Pue tú, no juntes fruta que ha estado mucho tiempo en el suelo, eh! Esta podría estar podrida, y si la comieras, esta podría enfermarte y entonces te arrepentirás de haberla comido.

Dime, ¿qué estás pensando? Si sierras los ojos ¿Que ves? [Pausa]. ¿Puedes vez cosas que a veces pensamos que podrían ser como la fruta podrida? Por ejemplo, algo como los pensamientos sucios que están perdidos en nuestra mente. Abrázame cerca de ti, que te diré algo. [Pausa]. ¿Sabes que a veces surgen pensamientos malos sobre otros tigres? Si, como haciendo cosas malas. Sé que no puedo hacer cosas malas ni puedo lastimar a otros porque soy un tigre de juguete.

Sabes el dicho que dice: “Cuando veo un charco de agua, puedo ver mi reflexión en ello”. Esto es igual como las cosas que pensamos. Cuando cierro los ojos y veo la reflexión, me puedo ver a mí mismo. Lo que piensas es lo que eres. Pues si sigues pensando pensamientos malos, es como comer la fruta podrida que estaba en el suelo. Si haces eso, te enfermaras, luego te arrepentirás, y después sentirás lastima de ti mismo.

Igual como Tigre Tebogo. Una vez Tebogo vio a unos tigres cachorros que jugaban con una pelota de color amarillo brillante. Pues Tebogo, deseo tener la pelota, cerró los ojos y se imaginó jugando con ella, pero sin pensar se levantó, agarro la pelota, y la pateo tan fuerte que se fue muy lejos y callo en las espinas. La pelota amarilla brillante se ponchó y quedo toda desinflada.

Ves que cuando la gente piensa cosas malas, es muy posible que serán capaz de hacer esas cosas. ¡Oh! Tebogo se sintió tan mal, “soy un tigre muy malo” – dijo Tebogo, y se fue corriendo.

Que tal jugamos al juego donde yo pienso algo, y tú me dirás lo que pensaba [Pausa]. ¿Pues qué pensé? ¡Aja! Ves que ningún otro tigre o persona puede ver lo que alguien está pensando. Solo uno mismo sabes lo que anda en su cabeza. Pues solo tú puedes parar tus pensamientos. ¿Qué cómo? Pues muy fácil:

Primero, Deja - Cuando sientes esos pensamientos, dite a ti mismo: ¡Ya no más! No pensare en eso más. Segundo, Retírate – De inmediato vete a jugar o has cosas buenas que te gusta.

La palabra de Dios dice: Todo lo bueno, todo lo honesto, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que tiene buen nombre – En esto fíjense (Filipenses 4:8) Recuerda que puedes hablar con alguien en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero. También, para hablar más de esas cosas hay un número telefónico en la bolsa en mi barriga.
===============================
OPCIÓN 2: ¡Hola otra vez! Es Tumi, tu amigo juguetón. ¿Sabías que me dan muchas cosquillas en mis axilas? Si quieres, puedes intentar-¡Jajajá, jajajá! ¡Jahay, jajá-ya-no-más-cosquillas-por-favor!
¡Uy, amigo! Eso fue divertido, ¿pero viste casi me caigo? Por supuesto que es bueno reír y tener tiempos divertidos, pero ahora ves que si me haces cosquillas, entonces, podrían surgir cosas inesperadas. Es como con mi amigo, tigre Tebogo.

Muchas veces, a Tebogo, le gusta jugar trucos con otros tigres cachorros. Él tiene una pistola de juguete, y una vez que el oprimes el gatillo de la pistola, esta dispara agua en la cara de los demás tigres. Mira, cierra los ojos y dime, cuándo piensas en algunas cosas que hacemos, ¿puedes ver que algunas de esas cosas son igualitas como la pistola de agua de Tigre Tebogo?

Como si algo en nosotros estuviera listo para oprimir el gatillo. ¿Qué a que me refiero? Mira, ponme cerca de ti. [Pausa] Sabes, a veces, pienso en haciendo cosas malas. Sí, lo sé. Sé que no hago mal a nadie, y no puedo lastimar a ninguno porque soy un tigre de juguete. Pero has escuchado el dicho que dice: “Cuando veo un charco de agua, puedo ver mi reflexión en ello”. Esto es igual como las cosas que pensamos. Cuando cierro los ojos y veo lo que pienso, allí me veo a mí mismo.

Lo que piensas es lo que eres. Pues, si sigues pensando cosas malas, es como tener preparada y lista la pistola para dispararle a algunos inocentes que andan por allí. Después de hacer eso te arrepentirás de haberlo hecho.

En cuanto a Tigre Tebogo, él se volvió aún más desagradable. Un día Tebogo vio a unos cachorros jugando con una pelota de color amarillo brillante. Él quiso tanto la pelota, pues cerró los ojos imaginándose que esa pelota era suya. Así que corrió, agarro la pelota y la pateo lejos hasta llegar donde había espinas. Pues la pelota quedo toda desinflada.

Después de todo, Tebogo se sintió muy mal: “Soy un tigre muy malo” –dijo Tebogo, y se fue corriendo. Ves, que cuando pensamos cosas malas, es igual como verse en un charco de agua; es como disparar la pistola que tenemos lista. Pues si tú te quedas pensando en cosas malas, créeme, es muy posible que las harás esas cosas malas.

Que tal jugamos al juego de los pensamientos. Yo pensare algo, y tú me dirás que fue lo que pensé. [Pausa]. ¿Listo? ¡Mmmmm! ¿Qué fue lo que pensé? [Pausa]. ¿Ves que ningún tigre, ni ninguna persona pueden ver los pensamientos que otro piensa? Solo el que piensa sabe lo que está pensando.

Cuando tú piensas en algo, solo tú sabes de esos pensamientos. Pues cuando piensas esas cosas malas, dite a ti mismo: ¡NO MÁS! ¡Ya no pensare en lo malo! y vete corriendo a jugar con tus amigos, o ve y has algo bueno. También puedes pensar en: Todo lo bueno, todo lo honesto, todo lo verdadero, todo lo puro, todo lo justo, todo lo que amable –en esto pensad (Filipenses 4:8).

Recuerda que cuando tengas malos pensamientos, no te pongas demasiado triste y solo piensa en cosas buenas. Para aprender más de esto, hablar con alguien en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero. También puedes hablar al número de teléfono que está en la bolsa en mi barriga.

Segmento 23. Cercos de Tigres

Segmento 23. Cercos de Tigres

¡Hola, aquí Tumi, tu buen amigo! Ahora bájame y colócame un poquito lejos de ti. ¿Ves que estoy en mi propio espacio? Sí, soy yo mismo, y para tener nuestras charlas, nos necesitamos el uno al otro. Pues ahora estamos de acuerdo en que cada uno de nosotros tenga su propio espacio, ¿verdad? Ahora estamos un poco lejos el uno del otro pero, si me das un fuerte abrazo, entonces, tendremos que acercarnos un poco más. [Pausa]. ¡Sí! ¡Me gusta mucho cuando me abrazas!

Ponme en la banca donde contamos historias. Si, allí en tu pierna derecha, ya que quiero contarte de mí tío, tigre Thabo. Sabes que significa Thabo? [Pausa]. Pues Thabo, significa montaña. Bueno, el tío Thabo tiene una linda colina en su granja. Allí hay una cueva que tiene dibujos de muchos colores. Tú deberías ver esos lindos dibujos de animales y personas. Todo allí se ve muy lindo, pero sabes, otros tigres llegaron a la cueva y escribieron cosas tontas en las paredes. Pues por eso, mi tío Thabo, puso un cerco/barda. Este cerco es para proteger la hermosa colina; la cual es muy importante para mi tío.

Pues ahora, todo tigre que quieren ir a la colina, solo puede entrar cuando mi tío les da permiso. Él puso ese cerco para mostrar donde otros tigres no deben cruzar. A esto llamamos “límites”. ¿Sabes que cada persona en el mundo tiene un límite dentro de sí mismo? Y esto no se trata de una cerca hecha de postes ni de alambres filosos.

El límite dentro de nosotros se refiere a que debemos mostrar con mucha claridad lo que NO queremos que otros nos hagan; mucho menos que hagan algo desagradable y malo. Por ejemplo: Mi cuerpo es muy importante, así que el cerco dentro de mi es muy importante también. Este cerco es para evitar que otros entren, y menos que toquen o hagan lo que no se debe. Amigo, tú también no dejes que ningún tigre, ni ninguna persona hagan contiguo lo que no quieres. Ellos deben saber tus límites. Me refiero a cosas como el respeto.

Primero, debes respetarte a ti mismo, y por supuesto que debes respetar a otros también. [Pausa]. Si, respeto es ver a los demás como alguien muy importante; tan importante y especial que no nos atreveremos a cruzaran los cercos de otros.

Por esto es muy importante que sepas que nuestro padre Dios sabe todo de ti. Él te ama muchisimoooo, y sabe que eres muy especial. Él quiere enseñarte en cómo construir tu propio cerco. Esto es para que tú y otros no se lastimen. Pero antes de construir to propio cerco, debes saber algo. [Pausa].

Debes valorarte a ti mismo y a otros, ¡ya que tú vales mucho! Así sabrás lo que debes y lo que no debes hacer. Por ejemplo: Yo no dejo que nadie me toque, especialmente si eso me hace sentir inconfortable o avergonzado. También, yo mismo no hare cosas locas ni cosas peligrosas ni a mí ni a nadie.

Pues cuando pienses en hacer algo, primero, piensa en si eso es bueno, o malo. Si no te sientes bien, entonces, no lo hagas. Aprende en decir no a lo malo y si a lo bueno. No hagas como Tigre Thulaniella. Ella no se atreve a decir no a otros porque teme que sus amigos la rechacen. Pero todos en todos el mundo, chicos y grandes, necesitamos aprender a decir no a lo malo y si a lo bueno.

Entonces, si alguien quiere hacerte algo malo, dile: ¡No! Esto no se hace, y si tú eres mi buen amigo, tú respetaras mi decisión. Si deseas aprender más de esto, habla con alguien en quien confiar, como una maestra o un concejero. También hay un número en mi barriga… Zzzz- [Tigre Tumi roncando].

Segmento 24. Pláticas de Tigre

Segmento 24. Pláticas de Tigre

¡Hola de nuevo, es Tumi; tu amigo hablante! Acércame a ti, que quiero decirte algo [silencio por 10 seg.]. ¿Qué escuchaste? ¿Nada? ¡Eso es porque solo me quede callado y no dije nada! Si alguien no dice nada, entonces, ¿cómo otros sabrán que algo malo está sucediendo?

Ponme cerca de tu oído izquierdo, pero no tan cerca. Escucha: “Rooaarrr” [Rugido de tigre pequeño para no atemorizar a los niños]. ¿Qué? ¿Soy un tigre, o no? ¡A ha, claro que sí! ¿Ves? nosotros los tigres, rugimos cuando hay peligro o cuando nos lastimamos. Ponme en la banca conde contamos las historias. Si, tu muslo derecho.

¿Recuerdas de mi tío Tumelo? Un día mientras caminaba en el jardín, vio el sol brillar en algo. Cuando se acercó escucho Crac, beam…click. ¡Era una trampa! Mi tío Tumelo rugió tan fuerte que hasta papa y Tandile escucharon. Pues mi papa corrió para ayudar. ¿Que como lo hiso? [Explicar muy silenciosamente] – Es que mi papa sabe cómo funcionan las trampas. Hay una sola cerradura que debes jalar, y luego, ¡la trampa se abre!

Pero tú debes ser muy inteligente como mi papa. Sabes, trampas en lo solo no es lo único que existe. Yo recuerdo a mi amigo Thatau de la escuela. Una vez que estaba solo grito fuerte, y ese día yo vi los rasguños rojos que el amigo de su mama le hiso en el brazo. Pues yo le ayude y hablamos a un número de teléfono especial donde ayudan con ese tipo de problemas. Ahora él está en un lugar seguro donde el amigo de su mama ya no podrá lastimarlo.

¿Quieres saber algo importante? Ponme cerca de tu oído derecho [explicar despacito]. Hay dos abrochaduras para recordar:

1) Simplemente habla la verdad, y no te quedes callado: Nosotros los tigres solo gruñimos, pero si tú no dices nada, entonces nadie va a saber de lo malo que te está sucediendo, y así te quedaras atrapado en la trampa por mucho tiempo.

2) Habla con valentía: Mira, abecés, las cosas simplemente son malas, como lo que le paso a mi prima Thula, cuando su tío le toco las partes privadas. Thula, tuvo mucho miedo, así que se lo dijo a su tía, pero su tía no le creyó. Pues ella ya no confió en la tía y por eso ya no hablo con nadie por mucho tiempo. Luego, Thula hablo con alguien en quien sí pudo confiar, y así fue como recibió ayuda.

Pues si necesitas ayuda, encuentra a alguien en quien puedas confiar. Alguien que le gusta hacer lo bueno y no lo malo. Tal vez tus padres, o un pastor; una maestra, o un concejero, y no tengas miedo que alguien pensara que eres malo. ¡Tú, solo di la verdad! Busca también a un buen amigo como tigre Thatau o tigre Thula. Y si ves que algo malo le estuviera sucediendo a alguno de tus amigos, entonces, ¡debes rugir! digo, debes hablarle a alguien quien les ayude.

Pregúntales sobre lo que les está sucediendo y escúchalos con atención. Quédate tranquilo y no te desesperes si escuchas malas noticias. No digas cosas que hará que tu amigo se sienta mal. No forzes en que te cuente todo en detalles. Solo escúchalos y dile que le crees; y que es necesario contarlo a alguien quien les ayude.

Como ves, Dios te ha bendijo con tu vos, y debes usarla para el bien. ¡Hey!, ¿has escuchado mis rugidos? ¡Roarrrrrr! Ahora tú. [pausa]. ¡Guau, eso fue muy fuerte! Recuerda que también hay un número en la bolsa en mi barriga al que puedes hablar para conseguir ayuda.

Segmento 25. Escondites de Tigres

Segmento 25. Escondites de Tigres

¡Hola, aquí Tumi o través! Levántame y acércame para que vea tus ojos. ¡Uh!, me gusta ver tus ojos porque en ellos puedo ver muchas cosas. Se puede ver si estas contento o si estas triste.

¿Sabes que hacen los tigres cuando están en peligro o lastimados? Ellos se esconden. No, no es como jugar a las escondidas, ellos, solo se echan en lo solo bajo los arbustos, y allí creen que el dolor desaparecerá.

¡Hey! ¿Y qué haces tú cuando estas en problemas o cuando estas lastimado? ¿También te escondes bajo los arbustos? Abecés, uno siente que quiere estar solo, pero sabes que se puede hacer una de dos cosas: Se puede correr y esconder, o se puede ser valiente y enfrentar el problema.

Ponme en la banca donde contamos historias; allí en tu muslo derecho. Te contare del fuego en el arbusto. Un día mientras mi papa y yo caminábamos el me enseñaba a dar saltos. ¿Sabías que los tigres pueden saltar muy lejos? Después de nuestra charla, si quieres, puedes hacerme brincar.

Oyes, ¿sabes que significa el “Tandile”? [Pausa]. Tandile, es el nombre de mi papa – este significa “fuego,” y eso fue lo que vimos mientras caminábamos. En cuanto vimos el fuego, escuche el rugido de mi papa ¡Corrrrrre Tumi! [Introducir rugido un poco atemorizante]. ¡Ay! Vimos las llamas del fuego arrastrarse rápidamente pasando al otro lado del camino. De repente ya había fuego en ambos loados de nosotros. Yo, solo quería salir y alejarme del fuego, pero fuego se acercaba con gran rapidez. Mi papa grito: ¡El fuego se extiende demasiado rápido, mírame Tumi! Luego mientras yo gritaba, mi papa me agarro y corrió tan rápido como pudo. ¡Uf! ¡Lo hemos logramos sin quemarnos!

Sabes, los tigres inteligentes dicen: “esconderse en el arbusto no quitara el dolor, sino que al contrario, el dolor permanecerá por más tiempo”. A veces, tu lugar de escondite no es en lo solo ni bajo los arbustos. Mira, dame tres palmaditas en mi corazón. Si, a veces, tu escondite está allí mismo. [Pausa].

¡A ha! Si, allí es donde te escondes, y allí mismo es donde guardas tu dolor. Muchas veces te escondes tanto que ni si siquiera sabes cómo salir de allí. ¡Tal vez solo te cierras y dejas de hablar; y ya no quieres jugar con otros cachorros, digo, con tus amigos!

Déjame decirte algo: mira, si mi padre y yo, cando vimos el fuego hubiéramos dicho: ¡No! ¡Aquí no hay fuego! Eso habría sido muy tonto, y no nos ayudaría en nada. Al contrario, el fuego nos habría dañado mucho. Como puedes ver, cuando algo anda mal, nosotros, debemos ser valientes. Necesitamos hablar del problema con alguien inteligente y bueno, para que juntos encontremos una solución.

Es por eso que hay dos cosas para hacer:
1. Reconocer – debemos reconocer y decirnos a nosotros mismos: Esto es un problema, y debo hacer algo.
2. Enfrentar – debemos ser valientes y hablar de lo malo que nos está sucediendo con una persona inteligente y buena. Alguien como tus padres o tal vez un pastor, una maestra o un concejero. También recuerda que en la bolsa en mi barriga hay un número telefónico para hablar y aprender más de cosas importantes.

Otra cosa importante que debes saber es que cuando estés solo, sufriendo por las cosas malas que te suceden, tú no estás solo. Dios padres está contigo y quiere ayudarte; y quiere sanarte. Cierra tu ojos, háblale y pídele que te guie y te ensene. También agradécele por las cosas buenas que te suceden y di, en el nombre de Jesús, amen.

Segmento 26. Ideas de Tigres

Segmento 26. Ideas de Tigres

¡Hola, soy tu amigo Tumi! ¿Cómo me veo? “Tú sabes, ¡pues con los ojos, tontino!” –dijo mi hermano Themba. Abecés, Themba, puede ser muy chistoso.

Ahora mírame a los ojos. ¡Apuesto a que no sabes qué color son tus ojos! Dímelo cerda de mi oído izquierdo. [Pausa]. Sí, tus ojos son muy hermosos. Ahora, ¿qué color son los míos? [Pausa]. Si, ese soy yo, con ojos de color negro con amarillo enmielado. En ellos se puede ver cosas, esto me hace recordar de mi tía Thoha. A ella le gusta verse bien, y con un tizón se pinta una raya negra para resaltar sus hermosos ojos verdes. Si te fijas en su exterior, ella ya es muy hermosa.

Como ves, todos podemos ver el exterior unos a otros, pero ¿y que de cómo somos por adentro? Dame un suave apretón [pausa]. ¡Ay! no tan fuerte mi amigo. ¡Ja jaja! ¿Me sentiste?- ese material esponjoso dentro de mí es para sostenerme. ¡A ha!, sí, porque soy un tigre de juguete.

Deja decirte algo especial, pero primero, ponme cerca de tu oído derecho; allí donde compartimos cosas importantes. El material esponjoso dentro de mí no es lo que realmente soy. Si quieres, después que terminemos nuestra charla, puedes abrir mi barriguita, allí encontraras una caja pequeña de plástico. Esta caja es donde está mi voz. Allí es donde me siento triste o me siento feliz. Este es mi corazón. El material esponjoso es solo para hacerme suave y para verme bien por fuera; también es para proteger la caja de plástico. Como ves, la caja de plástico dentro del material esponjoso es lo más importante; eso es lo que soy, y lo que en realidad importa.

Ponme en tu muslo derecho, allí conde contamos las historias, que te contare lo que me dijo mi tío Thabo. Resulta que él fue para visitar a su amigo en el zoológico. El, tenía que caminar silenciosamente en la noche, para que la gente no lo viera. Pues llego y todo estaba tan obscuro y frio. Allí vio que había muchos animales salvajes. ¡Oh! “Que bien que encontré el zoológico a pesar de la obscuridad,” pensó mi tío. Luego volteo y se puso muy contento por que vio otro tigre parado. Hola, dijo mi tío, pero el tigre no respondió ni se movió para nada. Pues mi tío se acercó para tocarlo, y cuando llego, se dio cuenta que ese tigre no estaba vivo. ¿Dónde estoy? –dijo mi tío. El descubrió que ese lugar no era un zoológico, sino que era un museo.

¿Sabes que es un Museo? Un museo es un lugar destinado para la muestra de animales u objetos preservado valiosos. Allí los animales están rellenos de material para verse real, así la gente podrá observar sin peligro alguno. ¿Sabes que hay gente que le importa más en cómo se ven por fuera? Al hacer eso, es como el tigre relleno en el museo, el cual no es totalmente real. Cuando una persona hace eso, ellos pueden engañar a otros, pero escucha esto: ellos hacen esto porque no se sienten bien de sí mismos.

Recuerda, tú, eres mucho más que un relleno. Tu corazón, lo que sientes, lo que dices y lo que haces, eso eres tú. Cuando te lastimas, cuando ayudas a otros, y la forma con sobrellevas los problemas; esto refleja de cómo eres tú. Unos dicen que la forma como uno reacciona en las situaciones difíciles, es la muestra de los verdaderos colores.

Y tú, ¿dejas que otros te vean por dentro? Claro que sí, tú y yo siempre hablamos del buen carácter y esto es mucho mejor y más hermoso que las cosas exteriores. Tú y yo seremos mucho mejor por dentro que por fuera, y que de allí salga todo lo bueno, lo verdadero, lo amable, lo puro y todo lo que tiene buen nombre.

Para saber más, busca a alguien en quien puedas confiar, como una maestra o un concejero. También está el número telefónico en mi barriga. Ahora dame un abrazo de tigres. Zzzzz -Tumi roncando.

Segmento 27. Amistades Entre Tigres

Segmento 27. Amistades Entre Tigres

¡Hey! Soy Tumi; tu amigo juguetón. Somos amigos y puedes contar con eso, pero rimero un gran abraso de tigres. ¡Ahh! ¡Esto me hace sentir muy feliz!

¿Qué es lo que hacen los amigos? Pues, los amigos se cuidan unos a otros, y les gusta andar juntos. ¿Quiénes son las personas que forman parte en tu vida? Imagínate un dibujo, en ese dibujo está la gente que forma parte en tu vida. ¿A quién de tu familia verías en ese dibujo? ¿Qué tal si yo hablo primero?

Mira, en mi dibujo, estarían mi papa Tandile y mi mama Thandiwe; mi hermano Themba y mi hermana Thandi. También mi otra hermana, Tati. Los padres de Tati murieron, pues por eso la adoptamos, ahora ella es mi hermanita. Luego los familiares: mi tío Thavo, y mi tía Thola. ‘Mmmm,’ también está mi abuelo Tandile y la abuela Thobeka. Ahora dime, ¿quién es el jefe más importante de tu lugar? ¡Apuesto que puede rugir tan fuerte como un tigre! Colócame en tu muslo derecho, y piensa en una fotografía con la gente que amas mucho. Ahora imagina que toda esa gente que amas no está contigo ya más. ¿Qué pasa? ¡A ha! Si no tuvieras a nadie de tu familia, entonces, te quedarías solito; y eso sería muy triste.

Debes saber que nos necesitamos unos a otros, y no podemos decir, ¡no necesito a nadie! porque en realidad nos necesitamos unos a otros. Necesitamos la ternura de los pequeños, la fuerza de los jóvenes, la inteligencia de los padres y la mucha sabiduría de los ancianos.

Además, la gente tiene costumbres. Una muy buena costumbre es en asistir a la iglesia donde aman al Dios; el Dios creador el universo. Allí formamos parte de un grupo para aprender de Dios y de todo lo bueno que Dios puede que hagamos. Luego, después de aprender mucho de Él, entonces, podremos enseñar a otros sobre los que Dios nos ha enseñado.

¿Ya te conté cuando mi papa me enseñó a saltar? Los tigres tienen piernas y músculos fuertes. A ver, muéstrame tus músculos. [pausa]. ¡Uy! ¡Que grandes! Siente mis músculos. Qué tal mis piernas. Cuando hay peligro, los tigres, saben brincar lejos. Por eso yo ensene a mi hermana Tandile a hacer grandes saltos.

Resulta que un día vimos un árbol lleno de fruta deliciosa, pero las ramas del árbol eran demasiado delgadas, por eso yo no pude treparlas. Pero mi hermanita Thandi, ella es delgada y pequeña, pues ella sí pudo treparse en las ramas y pudo arrancar algo de fruta para que comiéramos. ¿Ves que todos nos necesitamos?

Recuerda y asegurarte de asistir a la iglesia para presentar tus necesidades y agradecimientos a Dios. Allí podrás aprender más de Dios cada día; se ayudaran unos a otros como podamos. Recuerda que también Dios da su espíritu Santo para ayudarnos en todo.

Si hay alguna persona que necesita oración, tú puedes decirle a Dios sobre eso. Empieza diciendo: “Querido Dios, pido tu ayuda para esta persona que te necesita tanto. En el nombre de Jesús, amen”.

Segmento 28. Decisiones Mejores de Tigres

Segmento 28. Decisiones Mejores de Tigres

¡Hey, aquí Tumi! ¿Qué tal un gran abraso? [Pausa]. ¡Yei!, ¡esto me hace mucho bien! Recuerda en dar un abraso a la persona que te cuida, ya que eso les ayudará a iniciar un buen día.

¿Sabes por qué tú y yo, podemos terne tiempos especiales juntos? Es porque alguien decidió darme a ti como regalo. Yo no solo soy un tigre suavecito, sino que soy también tu amigo especial. Pero antes de eso, alguien escogió en hacerme tal como soy.

Soy un tigre lindo y suave para abrazar y dar consuelo. Si quieres, puedes apapacharme. ¿Ves mi hermoso color amarillo con rayas negras? Alguien me escogió para que lleve las buenas nuevas de Jesús a los cachorros, ¡oh! digo, para dar amor y animo a niños como tú. ¿Crees que soy un buen regalo? Acércame a ti que te diré algo muy especial.

Mira, desde antes que yo fuera hecho, alguien buscaba a Dios, y Dios, le dio una idea. Dios ha formado un plan. Él quiere que todo que toda la gente escoja acercarse a Él. Esto es porque Él tiene tanto amor por la gente y le gusta usar cosas grandes y pequeñas.

¡A ha! Si, como puedes ver, Dios puede usar cosas pequeñas como yo, y la prueba es que, ¡estoy aquí contigo ahora! Tristemente hay mucha gente que escoge lo incorrecto, tomar la vuelta incorrecta y por eso todo les sale mal, hasta que otros salen dañados también.

Los tigres decimos, “De lo que comes, otros huelen”. Mira, en la selva, no siempre hay comida para nosotros los tigres. Pues un día mientras caminaba en el campo, yo tenía tanta hambre, luego vi unas cositas pequeñas que se veían como galletas de fresa; pues eran de color rojo, con manquitas blancas. Pues me acerque hasta tragarme algunas de ellas. Después que regrese con mi mama, mi estómago me dolía tanto que parecía como tener piedras filosas en él. Mi mama se me acercó y me dijo, “¡Has comido champiñones venenosos!” “Rápido, un doctor”. Ves, comer también implica elecciones.

La Biblia que es la palabra de Dios, y en 1 Juan 2:16 enseña que mucho de lo que nuestros ojos ven y nuestro cuerpo quiere, es malo. Dice que esto no viene de Dios, sino que es de este mundo.

Es como cuando Thoho vio un carrito de juguete allí en el suelo, junto a la reja. Él sabía que el carrito era de mi hermano Themba, pero aun así él se lo llevo a su casa, como si fuera suyo. Luego, cuando lo cacharon, se sintió muy triste y avergonzado.

También decimos: “Cuando tomamos la vuelta incorrecta, es muy seguro que nos vamos a perder”. Ahora, quiero que pienses en algunas cosas que escogiste esta semana. ¡Has tenido que hacer varias decisiones eh! Puede ser una elección pequeña; como ponerte tu chaqueta o no, o puede ser una elección grande; como ver a un niño que está muy enfermo y sin chaqueta para calentarse, y no hacer nada; especialmente cuando tú tienes dos chaquetas.

¡Regalar tu chaqueta, o robar una chaqueta de la tienda son dos cosas totalmente diferentes! Hacer una de ellos tendrá un final diferente. Robar una chaqueta es como perderse en el bosque; es feo y es malo. Otro ejemplo: si tú no haces la tarea que te dejo la maestra, luego te meterás en problemas y también reprobaras tu examen. Ves, cuando damos la vuelta incorrecta, todo se pone mal [introducir sonido olfateando de tristeza].

Debes saber algo importante. Si tú ya has tomado la vuelta incorrecta, Dios quiere ayudarte. Él sabe todo y tiene todo en sus manos. Él quiere estar en ti, pues ven a Él y diles: Querido Dios, ayúdame a hacer buenas decisiones; en el nombre de Jesús. Amen.

Segmento 29. EL MEJOR TIGRE

Segmento 29. EL MEJOR TIGRE

¡Hola, soy Tumi; tu buen amigo! Pero antes de empezar, ¿qué tal uno de esos abrazos de tigres? ¡Yipy! ¿Sabías que un abrazo al día quita las lagrimitas? ¿Recuerdas la última vez que charlamos? ¿Fue ayer, antier, antes de antier o…? Okey, okey, no quiero discutir.

Ahora que estamos cerca, ¿sabes que es lo que me hace enojar? Es cuando otros me rascan del modo incorrecto. Si, cuando me rascan de la cola hasta la cabeza, después me aprietan las orejas, y luego me… [Introducir un gruñido pequeño]. ¡A ha! Tú eres mi amigo y me has rascado al revés. [Pausa]. ¡Yaiks! ¿Ves que no me gusta aunque seas mi amigo?

¿Y tú, has tenido sentimientos de enojo y gruñido a otros? Algo como que quieres decir cosas malas a alguien. Abecés, aunque no lo planee yo puedo portarme así con otros. Esas cosas pasan sin darme cuanta, y cuando menos pienso, ya paso otra vez. Por eso le pregunte a mi mama.

Ella me dijo: “Mira, a Themba, tu hermano, siempre intentas vencerlo. Siempre quieres tener los mejores antojitos o intentas correr y saltar más alto y más rápido que el”. Yo dije: “¡Mama! es porque yo puedo ganarle a Themba en todo”. Pues ella contesto “Exactamente”. Hey, ¿qué tal me haces dar un gran salto?

Sabes, tal vez mi problema es que yo siempre intento ser el mejor. Solo quiero ganar y abecés pienso que así otros tigres estarán contentos conmigo. Mi mama también me dijo que Dios padre sabe todo de nosotros, y que Él quiere que nos amemos unos a otros, como a nosotros mismos - (Gálatas 5:14-15).

Pero como vemos, la gente y animales muchas veces se portan como si quisieran comerse unos a otros. ¡Hay! esto significa que gruñimos y mordemos hablando y haciendo cosas feas. Muchas veces nos lastimas uno a otros también. ¿Sabes porque hacemos esto?

Mi mama es una mujer muy inteligente, y ella me dijo: “Tumi”si, aquí, listo –le conteste. Ella sonrió y dijo “Recuerda que tú no eres el único en el mundo”. “Hay mama, yo ya se eso” –dije yo. [Introducir un gruñido pequeño]. Ella siguió diciendo: “Por eso es que no debes querer tener todo lo que tus ojos ven. Tú vives con tus hermanos y hermanas con otros tigres también, como Thatau. ¡No me gusta Thatau! – le dije. Y ella otra vez dijo. “Exactamente”.

Debes pensar en el bienestar de otros también y no solo en el tuyo. Siempre intentas ser el mejor y vencer a todos. Si sigues así entonces, no serás feliz ¿Sabes porque? Porque hay otros que son mejores que tú en algunas cosas. Tú sabes, cada uno tiene habilidades y debilidades. Esto quiere decir que todos son muy buenos en algo, pero no en todo. Esto es porque en este mundo no hay nadie perfecto. Solo Dios, el creador del universo es perfecto; Él sí sabe todo y todo.

Las cosas no pueden ser dulces y fáciles siempre. Es como la sal en la comida; si le pones demasiado; ¡Oh, es horrible! Pero si le pones lo suficiente; entonces la comida es ¡deliciosa! Pues todo esto es para decir, que está bien si algo difícil llega a tu vida, ya que es allí donde aprendemos a ser humildes, así es como te harás más fuerte. Si todo siempre fuera fácil, entonces no nos esforzaríamos en aprender más y no sabríamos nada. Pero tú no tienes que ser más grande, o el más rápido, o mejor que otros cachorros, digo, niños.

Pues se tú mismo; tal como Dios te ha hecho. Si, has lo mejor, pero no presumas que eres el mejor. Si quieres aprender más de esto, habla con una maestra o un concejero. También está el número en mi barriguita.

Segmento 30. PESUÑAS DE TIGRE

Segmento 30. PESUÑAS DE TIGRE

Hola, ahora puede que ya me conozcas, soy Tumi; tu buen amigo. Apuesto a que puedes adivinar cuál es mi parte favorita de nuestras charlas. [Pausa]. ¿Lo sabes? Entonces dame un buen abraso de tigres. ¡Muy bien! ¡Esto se siente muy bien! [Rugido pequeño de Tumi].

Hey, ¿ves mis pesuñas? Si quieres puedes tocarlas. Ahora, chócala. [Pausa]. ¡Yei! Ahora enséname tus pesuñas, ohh, digo, tus manos. [Pausa]. ¡Ohh! las tuyas son más grandes que las mías. Debes de ver las pesuñas de mi papa; son muuuucho más grandes que las mías, y las de mi tío Thabo, ¡son gigantes!

Para algunos tigres, tener pesuñas grandes les hace sentir que son muy fuertes. Pero sabes algo triste, los tigres con pezuñas grandes usualmente se portan muy mal con los tigres péquenos. Hay un tigre muy abusón en mi clase. Pues yo y los otros que no somos tan grandes solo nos quitamos de su camino, para evitar estar entre él y otros, ya que las cosas se pueden poner mal.

¿Y tú, también conoces a algún abusón? [Pausa] ¡Sí, lo sé mi amigó! ¡Eso no es divertido! También hay otros que les gusta ser el mejor en la clase, en los deportes, y en todo lo que hacen. Pues para lograr eso, a veces, ellos hacen trampa. Esto es para quitar a otros del camino y así ser mejor. A ellos no les importa si lastiman a alguien, porque para ellos, otros tigres no son tan importantes como ellos mismos – tú sabes, los de pezuñas pequeñas, digo, ¡los más pequeños y débiles!

Otros también pueden abusar por medio de hacerte sentir mal. Digamos que alguien te hace sentir mal por algo que hiciste. Como mi tía Tabita – ella nunca me ha dejado olvidar que una vez amarre la colita de su bebe tigrito. Yo no la hice muy apretada; ¡solo la amarre flojita! Aparte, ¡yo estaba muy pequeño en ese tiempo!

A otros les gusta sentirse fuertes por medio de hacer que te sientas mal. Con esto te sientes mal y piensas que eres el que hace todo mal, y crees que no eres lo suficientemente bueno; esto es muy malo también.

Que tal me pones en tu muslo; si, la banca donde contamos historias. Resulta que mi prima Thandiwi. ¡A ha!, si, el mismo nombre que mi mama. Ella trabaja como mesera en un restaurante. Una vez que fuimos allí vimos como que ella camina de aquí para allá, siempre tomando órdenes. Abecés, algunos tigres son algo malosos con ella, como quejándose “¡Acaso bromeas! ¡Esta sopa esta tan aguada! Pero ella solo sonríe e inmediatamente se va para traerles un plato nuevo.

Ella siempre se ve contenta y un día me dijo: “Tumi, como ves, yo atiendo a otros tigres; este es mi trabajo, y me gusta hacerlo muy bien”. Tenemos un dicho en nuestra aldea que dice: “aquellos con pesuña grande, no siempre son los más fuertes”. Pues con esto me di cuenta que mi tía usa su fuerza para hacer el bien. Así también lo hiso mi tío Thabo, cuando cargo a un tigre muy anciano en su espalda. ¡Esta es una forma muy buena de usar la fuerza!

Ahora, tú eres muy alto y fuerte, ¿Pues como usas tú fuerza? ¿La usas para hacer el mal o el bien? Como mi prima, la del restaurante, y como y mi tío Thabo. Ponme en tu muslo y escucha lo que nuestro mejor amigo Jesús enseño a sus seguidores. En Marcos 9:35 dice que los fuertes, necesitan servir a los débiles. Esto quiere decir que los débiles necesitan la fuerza de los fuertes.

Si hay alguien que está abusando de ti o de otros, o si solo quieres aprender más de usar la fuerza para el bien. Habla con una maestra o un concejero. Recuerda que también hay un número telefónico en mi barriguita.

Segmento 31. EL TERROR DE LOS TIGRES

Segmento 31. EL TERROR DE LOS TIGRES

¡Hola, soy Tumi! ¿Y tú? [Pausa]. ¡Ja jaja! Yo sé, solo me divertía un poco con mi amigo especial. Hoy quiero hablar de algo muy importante, pero primero un abraso de tigres. ¡Hay, que lindo!

Ahora quiero que pienses en un lugar seguro; ese lugar lindo donde te sientes libre y tranquilo, y donde podemos hablar de cosas importantes. Oye, ¿puedo confiar en ti? Es que, cuando alguien confía en nosotros, nosotros, no diremos a otros lo que se nos ha confiado. Ahora siéntame en tu muslo derecho; allí conde contamos historias.

Un día jugaba con mi amigo Tigre Thogo y al acercarnos al bosque, vi un lugar obscuro que me atemorizo mucho. Yo no quise que Thoho viera, pue me fui delante de él. De pronto BANG…BANG! Unos disparos entre los árboles. Luego lo vi, Thogo allí acostado sangrando. Alguien le disparo en la pierna. Pues cuando me acerca a él, yo también sentí un ardor en mi colita. ¿Ves la manchita negrita en la punta de mi colita? Pues intente levantar a Thoho, pero él no pudo levantarse, así que lo jale para escondernos en el arbusto, y allí nos escondimos.

Yo tenía tanto miedo hasta que batallaba para respirar. Luego escuche un sonido detrás de mí, pegue un brinco y vi una pezuña enorme. Era mi papa (Tigre Tandile). Es que cuando el escucho el sonido llego corriendo para ayudar. El llevo a Thogo en su lomo hasta la guarida. Después de eso Thoho, ya no podía caminar ni jugar con nosotros. Cuando pienso en eso, ya no quiero recordar viendo a Thogo sufriendo. Eso me asusto tanto hasta ni siquiera poder mover las pezuñas.

Ahora ponme en tu muslo derecho y dime, ¿Te ha pasado algo muy feo a ti también? O, ¿tal vez a alguno de tus amigos? Tú sabes, es como una pesadilla; sueños feos a los que llamamos ‘terror’. Es algo muy feo que asusta y lastima. Cuando cierro los ojos, y aunque todo es confuso, todavía veo a Thogo sufriendo. Y aunque quiero olvídalo, eso todavía lo veo en mis sueños.

¿Cómo sales del bosque? Pues con pasos pequeños. Primero debes decirte a ti mismo: Este terror ya no me atrapara y seré libre: Primer paso, piensa en lo que realmente paso. Esto es como colorear parte de un dibujo. Para esto, piensa en ese lugar otra vez, pero esta vez no intentes impedir ver lo que paso. Segundo paso, esto es como colorear un poco más. ¡Siente lo que paso! ¿Cómo te sientes? Si la respuesta es ‘miedo,’ pregúntate a ti mismo, ¿por qué me asuste tanto? Tercer paso, habla de lo que querrás decirle a ese que te lastimo. Háblale directo, como si él estuviera frente a ti. Y si quieres decirle cosas malas, pues díselo, así sacaras ese sentimiento feo que hay dentro de ti.

Ahora cambiemos el dibujo, como dibujar uno nuevo. Para esto piensa en como hubiera sido si cambiabas las cosas. Algo como, y ¿que si hubieras sacado a Thogo fuera del bosque? o algo como, ¿qué tal si hubieras corrido y espantado al maloso? Piensa en todo eso otra vez, pero esta vez, dibuja el dibujo exacto como tú quisieras que hubiera pasado. Si puedes hacer esto, entonces, estás listo para salir del bosque.

Último paso, ya no regreses a ese lugar y se libre. Quizá aún no ves claramente lo que paso. Pues piensa otra vez en colorear el dibujo un poco más. Piensa en cómo te sientes. Tal vez todavía quieres decirle algo más al maloso; ¡pues hazlo! Así te sentirás mejor.

Recuerda, estos son solo pasos pequeños para ayudarte a enfrentar y ganarle al terror. Si necesitas más ayuda y para aprender más, busca a una maestra o un concejero. También está el número telefónico en mi barriguita.

Segmento 32. EL PASADO DE UN TIGRE

Segmento 32. EL PASADO DE UN TIGRE

Hola, soy Tumi. ¿Recuerdas nuestras charlas? Claro que no podrás recordar todas las charlas, porque muchas veces nos olvidamos de cosas, pero hay otras cosas que nunca se olvidan. Hay cosas que se quedan guardadas muy profundo dentro de nosotros.

Oye, ¿recuerdas que te conté de Tahu, el abusón en mi escuela? ¿Sabes qué significa? [Pausa]. Pues Tahu, significa León. Este se piensa que es el tigre más alto como león. Un día, el simplemente me empujó. Me caí al suelo y me raspé la barbilla. Siente mi barbilla, allí se me hiso una cicatriz; por eso no olvido de lo que pasó. Me dije a mí mismo: Un día cuando mis pesuñas crezcan le devolveré el golpe... ¡solo espera Tahu!

Hay, ya me deje llevar; lo ciento. Esto no es nada bueno. Si alguien hace lo malo, pues yo no hare lo mismo malo que ellos. ¿Qué tal un lindo abraso de tigres? ¡Es genial! Esto es algo que me si me gusta recordar. Oh, ¿dónde estábamos? ¡Ahhh! Si, Tahu, y yo queriendo devolver el golpe. Resulta que después de lo que él me hiso. Cuando caminaba cerca de él, me imaginaba en cómo darle un buen empujón también. Cuando me imaginaba eso, el, no solo se raspaba la barbilla, sino que también se rompía la nariz. Sí, todo esto me imaginaba y guardaba en mi corazón a pensar que eso me consumía por dentro.

Entonces fue que me acorde de Tigre Tahu. Ponme en tu muslo derecho, allí donde contamos las historias. Resulta que Thatau se fue de pesca. Tú sabes. El tomo su caña de pescar, arrojo el anzuelo al rio, y después de un tiempo, un pequeño pez mordió su anzuelo. De pronto, otro pez muy grande llego y se tragó al pez pequeño. Pues el gran pez quería escapar, hasta que pego unos jalones y si fue como empezó de jalar a Thatau. Cuando vimos lo que pasaba, gritamos, ¡Thatau, suéltalo! Pero Thatau continúo agarrado del hilo para impedir que el gran pez se escapara, hasta que una de sus pezuñas comenzó a sangrar un poco, pero aun así Tathau no lo soltaba. Nosotros estábamos en la parte alta del rio, así que pudimos ver a algo verde, largo y feo; co-co, ¡es un cocodrilo! –gritamos todos. Pero Thatau estaba en la parte baja del rio donde no se veía bien. Pues yo corrí hacia el ¡Es un cocodrilo! Déjalo ya, ¡ahora! –le dije. Por fin lo soltó. ¡Uff, que cerca estuvo!

Esto es igual que no olvidar las cosas malas que alguien nos ha hecho. Primero, empieza con algo pequeño; como alguien empujándote del camino. Luego, algo grande, como intentar quitar el cocodrilo; pero esa persona no lo deja ir. Y si alguien no le deja ir, entonces, este será jalado más y más profundo.

Ponme en tu oído, si, tu oído derecho. Sabes, no solo Thatau estaba en peligro, sino que nosotros también. Pero ¿qué hiso Thatau? Él tuvo que escoger en si seguir agarrado de la caña de pescar o soltarla. [Pausa]. ¿Ves? No fue el cocodrilo quien libero a Thatau. Fue Thatau mismo quien decidió liberase; por medio de soltar el la caña de pescar.

Esto no se refiere a cómo uno se siente, sino que se refiere a tomar una decisión. Y cuando se hace tal decisión, tres cosas se harán:

1) Identificar el problema –identifica el dolor y los sentimientos de venganza (devolver el golpe). 2) Haz una mejor decisión –deja de sentir el dolor y de imaginar las cosas malas que te han hecho y de lo malo que tu podrías hacer. Cuando dejes eso, entonces podrás decir: “Lo que me lastimaba, lo dejo ahora mismo”. Esto se llama ‘PERDON’. Tú podrás decir ‘te perdono’. 3) Seguir adelante, con esto te sentirás libre de seguir adelante y ya no querrás el mal para nadie.

Si quieres aprender más sobre sanar, perdonar, y ser feliz, habla con una maestra o un concejero. También está un número telefónico en mi barriguita.

Segmento 33. TIGRES FELICES

Segmento 33. TIGRES FELICES

Oh, allí estas. Verte, es muy bueno porque tú y yo siempre tenemos buenos tiempos juntos. Que tal piensas en lo que te hace feliz y en qué es lo que te hace sentir que la vida es buena. [Pausa]. Ahora, dime las dos mejores cosas que pensaste. La primera [pausa]. Ahora la segunda [pausa]. ¡Ahh, ya veo! Hey, yo no tengo que decirte lo que a mí me hace feliz, ¿verdad? Sí, es en estar contigo, en especial, cuando me abrasas como buenos amigos [pausa].

¿Sabes que hacía antes de estar contigo? Adivina [pausa]. Pues, yo solo buscaba la tricícleta de mi hermano Themba. ¡Ehh! ¿Bicicleta o triciclo? ¡Oh!, ya veo. ¿Y tú, tienes bicicleta o triciclo? [Pausa]? Que bien, pues la de Themba es bicicleta; si, de dos llantas.

¿Sabes que las hace rodar? Pues cuando Themba pedalea, todos los rayos trabajan mezclados juntos haciendo un lindo sonido. Cuando me fijo en eso, siento que todo encaja muy bien. Pero ¿sabes que paso? Un día ¡BAMP! Él se topó con una piedra en la banqueta. ¡Oh no! Unos de los rayo se dobló, y cuando seguimos nuestro camino se escuchó un ruido raro como: Tracatá, tracatá, trácala; el sonido ya no era lindo.

Quiero decirte algo [pausa]. Al igual que los rayos de la bicicleta, tú también tienes partes diferentes. Mira, yo soy un cachorro de juguete, y tú eres un cachorro humano. Tengo mi parte de afuera y tengo partes de adentro. Mira mis brazos, piernas, colita y estómago. Ahora mírate y siente tu estómago mientras das un respiro profundo. [Pausa]. ¡Guau! recuerda que como te ves por fuera, eso es solo una parte de ti.

La parte por dentro es la de cómo te comportas cuando estas con otros. ¿Puedes hacer amigos con facilidad? Algunos tigres son muy tímidos y no saben cómo estar en frente a otros. Pero todo necesitamos pasar tiempo con otros; porque nos necesitamos unos a otros. Por eso debemos ser buenos con los demás.

¡En la escuela, a veces tenemos que pensar mucho! Algunos tigres saben llevar las cosas bien, son buenos para hacer las sumas, pero a veces, no saben cómo tratar a otros tigres o como ser amigo. Entonces, esto es como un rayo doblado en su rueda: ¡Tracatá, tracatá, trácala!

Y luego, está tu espíritu. Esta es la parte más profunda dentro de ti. Esta parte nadie puede ver o tocar. Ahí es donde se está cerca del Padre Dios, y Dios puede vivir allí en ti. Entonces, si permaneces en comunión con El, tu espíritu se convierte en lo que Dios quiere que seas. Pero si tu no tomas tiempo con El, ni te reúnes con otros en la iglesia para cantar alabanzas y para orar a Dios junto con los demás, entonces esto también es como un rayo doblado y, Tracatá, tracatá, trácala.

No lo olvides: tú interior y tú exterior; y la parte muy profunda de ti son todas son muy especiales. Todas las partes deben encajar perfectamente. La palabra de Dios dice que tu cuerpo es el lugar donde Dios vive. Si, ese lugar muy dentro de ti que se llama alma. Entonces, dite a ti mismo: “Todo yo; mi exterior, mi interior y lo más profundo en mí son muy importantes”. [Pausa].

Si quieres aprender más en cómo ser un muy buen amigo y de cómo ser feliz y en estar bien, llama al número dentro de mi barriguita. Además, busca a un adulto en quien pueda confiar, como una maestra o un concejero.
¿Qué tal una siesta? Zzzzzzzz (Tumi durmiendo).

Segmento 34. NOTICIAS DE TIGRES

Segmento 34. NOTICIAS DE TIGRES

Amigo, soy Tumi; tu amigo juguetón. Qué bueno que estemos juntos porque la amistad verdadera sí que es algo bastante buena. ¿Sabes que esperaba? Pues sí, es un abrazo. ¡Yipiii! -puedo tomar uno cada día.

¿Sabes el nombre del periódico que lee tu familia? Pausa. Mi familia lee “La jungla salvaje”. Pero este no es chistoso, sino que pones malas noticias, y varias historias tristes. ¿Pues por qué los compran?, digo yo. Un día que mi papa leía el periódico, mi mama le dijo: “Por primera vez me gustaría leer buenas noticias”. “No, Thandi”, dijo mi papa. “A los tigres les gusta las malas noticias. Las buenas noticas no venden muchos periódicos”. La cosa es que las malas noticias en el periódico o en la televisión no solo son historias de un lugar lejano, sino que también son historias del mero lugar donde vivimos. Es una de dos, o eres parte de una de esas historias o te alegras de no ser parte de esas historias.

Piensa en tu equipo de deportes favorito. ¿Cómo se llama? [Pausa] Mi equipo favorito son “Los grandiosos Gruñidores”. ¿Qué pasa cuando nuestro equipo es el ganador? ¡Yipi!, eso sí que son buenas noticias. Pues tal vez tú y yo no formemos parte del mejor equipo deportivo del mundo, pero debes saber algo muy importante. Te lo digo en tu oído derecho. ¿Sabías que tú y yo tenemos parte de la historia de Dios? Si, en Dios, tú y yo no solo escuchamos las buenas noticias, sino que también formamos parte en Su historia. Dios nos creó, nos ama, y tiene un plan maravilloso para nosotros. Él tiene todo poder, hiso el cielo y la tierra, la luna, las estrellas, los ríos, los mares, y todo lo que hay en el mundo. Si tienes una biblia en casa, pide a la persona que te cuida que te la lea.

La palabra de Dios, la Biblia es como una enorme librería llena de historias y aventuras. Esta está compuesta de dos partes, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

El Antiguo testamento es la primera parte de la biblia que nos enseña de Dios Padre, de cómo El hiso el mundo, y de sus enseñanzas. Allí hay historias tristes porque la gente no amaba a Dios, sino que se separaban de El para hacer el mal. Eso malo hubiera sido el fin de ellos, pero Dios, con su gran amor prometió un Salvador. Allí inicia el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento es la segunda parte de la biblia que nos enseña sobre Jesús; el hijo de Dios y el Salvador del mundo. “Por qué de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, más tenga vida eterna- Jua 3:16.

Ponme en la banca donde contamos historias, si, tu pierna derecha. [pausa]. Resulta que donde vivimos, hay un despeñadero. ¿Sabes que es un despeñadero? Es un lugar donde te puedes caer desde muy alto. Por eso los adultos pusieron una señal “PELIGRO” “Despeñadero más adelante”. Triste mente algunos tigres creen que es divertido acercarse, y al hacer eso, cosas malas como accidentes pasan. Un día, yo de tontito me acerque y me resbale. Con solo una pata me agarraba y, ¡oh no, este es mi fin! -dije yo, cuando al instante, mi amigo Tumelo salto y agarrado del árbol me salvo.

¿Sabes que significa Tumelo? [Pausa]. “Tumelo” significa “Fe”. Esto quiere decir que en Jesús, puedes creer que todo estará bien. Pues la fe de mi amigo ayudo a salvarme. ¿Sabes que eso mismo nos ensena la Biblia? Primero las malas noticias: La gente es desobediente y no escucha las señales de peligro. No, yo hago lo que quiero, –dice la gente. Luego se resbalan y se lastiman. Después piensan y dicen cosas malas de Dios. Pero cuando alguien se aleja del Dios padre, ese termina muy INFELIZ. Para esto están las buenas noticias. Jesús, el hijo de Dios es el mejor amigo. El dio su vida en la cruz para pagar por nuestros pecados. Jesús hiso esto para salvarnos.

Si quieres aprender más en cómo tener fe y obedecer a Dios, llama al número dentro de mi barriguita. Además, busca a un adulto en quien pueda confiar, como una maestra o concejero.

Segmento 35. OPORTUNIDADES PARA LOS TIGRES

Segmento 35. OPORTUNIDADES PARA LOS TIGRES

Hola, soy Tumi, ¿me recuerdas? Pues yo no te veo solo como amigo, sino que te veo como familia. ¿Y qué hacen las familias? ¡Ahh! Pues se abrazan y pasan tiempo juntos. Pues hagamos eso; cárgame y abrázame ¡Excelente! ¡Me encanta cuando me abrazas!

¿Y qué cosas pasan en las familias? Pues, a veces, mi hermano Themba y yo nos enfrentamos y muchas veces nos enojamos. Mi papa también a veces se pone muy estricto con nosotros. ¿Y a ti, no te pasan cosas así con tu familia? [Pausa]. Pues claro está que no podemos escoger a la familia, ¡eh! Muchas veces mi papa dice: “Tanto como vivas en esta casa, tu eres parte de esta familia”. ¡Pues claro que lo soy, no puedo ir a ningún lugar sin permiso,” dije yo. Pues mi amigo, nacimos en tal familia, así que pertenecemos a tal familia.

Que tal jugamos un juego, solo para divertirnos un poco. Colócame en tu pierna. Okey, digamos que tú puedes cambiar de familia. Imagina que hay una tienda de familias donde podrás escoger otra familia. Imagínate escogiendo a un nuevo papa, nueva mama, y el resto.

Colócame cerca del oído donde compartimos las historias. ¿Quieres sabes algo muy interesante? Escucha [Introducir voz baja y suave]. ¡Pues resulta que todos tenemos que nacer de nuevo. ¿No me crees? Pue sí, pero esto no significa que te harás bebe otra vez [introducir sonidos de bebe]. ¡No, no! La palabra de Dios, en Juan 3 dice que había un hombre jefe que se llamaba Nicodemo. Este fue para visitar a Jesús y le dijo: “Jesús, sé que has venido de parte de Dios, porque nadie puede hacer los milagros como tú. Jesús le contesto – te digo que quien no nazca de nuevo no podrá ver el reino de Dios. ¿Cómo puede alguien hacer esto siendo ya viejo? – dijo Nicodemo. ¿Acaso puede alguien entrar otra vez en el vientre de la madre y volver a nacer?” Luego Jesús hablo sobre el viento.

Tú sabes, el viento, como cuando mis bigotes vuelan con él. Si quieres puedes hacerme cosquillitas en mi bigote. ¡Ja ja ja!; así es como yo sé que hay viento afuera. A veces el viento sopla recio y a veces sopla suave. No podemos verlo, pero si podemos ver lo que el viento hace. Pareciera que en algún lugar del mundo habría algo soplando. ¿Ves las hojas moverse? Abecés, cuando veo las ramas moverse, pareciera que ellas bailan a un ritmo que solo ellas pueden escuchar.

Cuando perteneces a Jesús, Dios padre está trabajando en ti. Él te está transformando en una nueva persona, por medio del Espíritu Santo que pone en ti. El té empieza a cambiar por dentro, aunque tú no te des cuenta. Pues al igual como no podemos ver el aire pero, si podemos vemos lo que el aire hace, así también no podemos ver a Dios, pero si vamos a poder ver lo bueno que El hace.

Una vez que El este en nosotros, entonces, nosotros, ya no vamos a querer hacer ni decir cosas malas, ni nos gustara juntarnos con los malosos. Ya no querrás creer que eres mejor que todos, sino que disfrutaras hacer el bien, como amar y ayudar necesitados. Luego te convertirás en un muy bueno amigo. Una vez que crees que Jesús murió y resucito por tus pecados, Dios pone Su Espíritu Santo en ti, entonces querrás obedecer los mandamientos de Dios padre. Así es como tomas parte en la familia de Dios y con su gente quienes le siguen. ¡Yipi!

Pues cuando sientas el aire en tu cara, dite a ti mismo: Soy una nueva persona, porque Dios me ama y vive en mí. Habla con otros a cerca de esta nueva oportunidad, y júntate con los que aman y quieren obedecer a Dios. Para aprender más de esto, habla al número teléfono que está en mi barriguita.

Segmento 36. LÁGRIMAS DE TIGRES

Segmento 36. LÁGRIMAS DE TIGRES

Hola, es Tumi. Que tal un lindo abrazo. Ahora palméame en la cabeza. [Pausa]. Digamos que tienes un juguete que te gusta mucho pero se ha perdido. ¡Oh! – eso sería malo. Ahora, digamos que tienes a una persona que amas mucho. [Pausa]. Pues digamos que pierdes a esa persona especial. ¡Oh no! – ¡eso sí que sería muy malo!

Ahora ponme en tu pierna que te diré lo que paso cuando regrese a casa de la escuela. Resulta que me emocione mucho al ver a mi tío Themba en la casa. Es que él y mi tía Thembeka son muy especiales para mí, así que me gusta mucho cuando ellos nos visitan. Siempre nos traen dulces deliciosos. ¡Hola, tío Themba!, ¿dónde está mi tía Thembeka? –le pregunte. Pero mi mama llorando me dijo. “Tumi, la tía Thembeka está muy enferma con el Sindrome Leopard. ¡Oh, no! Sé sobre eso; muchos mueren de esa enfermedad.

Pues me fui llorando diciendo: “¡Esto es horrible y no es cierto! la tía solo se quedó en casa y todo esto es solo una pesadilla”. Después me enoje mucho y pensaba: “¿Porque mi tío no la llevó al doctor más temprano? ¿Porque Dios quiere llevársela? ¡No es justo, no es justo! Luego fuimos a visitarla al hospital y ella me dio dulces. Cuando la vi, ella todavía se veía hermosa con sus grandes ojos verdes y cuando regresamos a casa, yo me sentía feliz, hasta que intente hacer un trato con Dios Padre: “Mira, yo hare mis tareas sin quejarme y no me enojare con mi hermano Themba, ni enfadare a Thandi. Pero tú has que tía Thembeka se mejore. ¿De acuerdo?” –dije yo. Luego le dije a mama que la tía se iba a mejorar, pero mi papa y mama se vieron el uno al otro sin decir nada. Otro día mi papa nos recogió de la escuela para llevarnos al hospital. Mi tía tenía los ojos grises como la brisa en el bosque obscuro. Yo me asuste, y al regresar a casa no pude comer ni dormir. No sentía ganas de nada, ni siquiera quería jugar con mis amigos. “Ya no visitare a la tía –dije yo. Pero mi mama escucho y me dijo: “Tumi, tienes que despedirte de ella, y también debes comer para estar fuete”. ¿Te ha sentido así alguna vez? [Pausa].

Al siguiente día, mi papa me llevo a la escuela y tuvimos una buena plática. Al regresar a casa, mi mama abrazaba para consolarme. ¿Sabes cómo me gustan los abrazos, verdad? Otra cosa es que un día, me levante sintiendo el sol en mí, y en mi corazón vi a la tía Thembeka, toda bella con sus hermosos ojos verdes. Después de eso me sentí listo para despedirla. “Yo siempre la recordare toda hermosa como es ella” –me dije. Luego mi mama y yo al caminar vimos un árbol raro. ¡Qué feo árbol! –le dije. Es un árbol leopard, ¿ves las manchas? –dijo mama. Es porque se está descarapelando poco a poco, así crecerá más fuerte. Podría decirse que es como una aflicción/dolor. Luego vimos otros árboles leopards. Mira, estos no tienen cascara. Estos están enfermos porque otros tigres les quitaron la cascara antes que el árbol estuviera listo de descarapelarse poco a poco, solito. ¡Ohh! – estos no crecerán fuertes.

Así fue que entendí que cuando uno pierde algo muy amado, uno puede entristecerse mucho. Primero, uno no quiere aceptarlo – esto es como perder un pedazo de cascara. Después, uno se enoja bastante, aunque esto no ayuda mucho – otro pedazo de cascara. Luego uno intenta negociar con Dios –otro pedazo de cascara. Ves, es igual como el árbol que se descarapela poco a poco. Durante este tiempo, uno se siente tan triste y sin ganas de nada. Es como estar en una cueva obscura con dolor perdiendo las piezas de cascara, pero llega el día cuando uno se siente más fuerte. Así es como uno podrá ayudar otros quienes están pasando las tristezas.

Para aprender más de como sanar de las tristezas, habla con una maestra o un concejero. También hay un número telefónico en mi barriga.

Segmento 37. PROMESAS PARA LOS TIGRES

Segmento 37. PROMESAS PARA LOS TIGRES

¡Hola amigo; aquí Tumi! Me gusta mucho estar juntos porque me encantan nuestras charlas. Ponme en la banca donde contamos historias, allí en tu pierna derecha, que te contarte algo maravilloso.

Pues, a los tigres no les gusta salir a las afueras, sino que les gusta estar en la selva, y nosotros los pequeños, permanecemos en la guarida y no salimos al bosque porque puede estar obscuro y peligroso. Allí uno nunca sabe lo que pasara detrás de un árbol.

Escucha amigo y no te asustes. Una noche los tigres decidieron salir del campamento y ¿qué crees? Pues no había arboles ni ramas a nuestro alrededor. Vi asía arriba y ¿qué crees que vi? Vi estrellas, muchas estrellas brillando en el cielo. Si hubiera querido contarlas, entonces, hubiera necesitado todas las pezuñas de la selva. ¡Ja jaja; aun así no hubiera habido suficientes! Mientras las veíamos dijo mi papa –“Mira Tumi, esto muestra que somos parte de algo muy importante”. Parecía que alguien hubiera instalado lindas luces por todas partes en el cielo. Si un día quieres verlas con tu familia, ve y cuando las veas, con tus dedos, intenta dibujar líneas entre ellas, así formaras lindas figuras.

Sabes, cuando veo las estrellas en la noche, veo muchas cosas por delante. Como sueños y pensamientos. Y tú, ¿tienes cosas por delante? Dime en el oído. [Pausa]. ¡Uy! Qué bien. Abrásame y te diré algo. Unas de las cosas que espero podrían pasar en un momento; como un abraso. Otras cosas, no pasaran ni hoy ni mañana, sino que pasaran mucho después; como el festival de tigres en el pasto, junto a la laguna azul; ese día no hay clases, así que podemos jugar todo el día. Pero ¿Sabes que espero mucho? Mi tío Thabo tiene una linda bicicleta amarilla. El otro día vi otra pequeñita para tigres pequeños como yo. Pue yo estoy ahorrando todo el dinero que puedo para comprarme mi propia bici.

Que tal cierras los ojos y piensa en uno de tus deseos. ¿Quieres decírmelo? [Pausa]. Yo estaba con mi tío cuando fue a comprar su bici. El pregunto al dueño de la tienda: Sr. Tumelo; ¿cuál es la garantía de esta bicicleta? Mientras ellos hablaban yo les pregunte, ¿qué significa “garantía”? Mi tío Thabo dijo: “Tumi, “garantía” es como una promesa que dura por mucho tiempo”. El Señor Tumelo dice que esta bicicleta durara por lo menos 20 años. ¡Guau, este es mucho tiempo! – pensé yo. Luego mi tío Thabo me hablo de otra promesa mucho más laaaaarga.

Ponme cerca de tu oído donde contamos las historias. Si, tu oído derecho. Es que, Jesús, nuestro mejor amigo, nos enseña sobre Dios padre. Dios padre nos ofrece una promesa de toda la vida. Si, esto significa que esa promesa es para siempre. Si aceptas a Jesús, como tu salvador. La palabra de Dios, en 2 Corintios 5:17 dice: “El que está en Cristo, nueva persona es; las cosas viejas pasaron, ahora todas son hechas nuevas”. También en Romanos 5:10-11 dice: “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, ahora que somos amigos de Él, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos enorgullecemos en Dios por Jesucristo, por quien recibimos la reconciliación”.

¿Y sabes que es la mejor parte? Para esta promesa, tú no tienes que esperar, ni tampoco tienes que ser un adulto, sino que desde ahora mismo puedes ser parte de la vida con Dios Padre y con Jesús. Juan 17:3 dice que cuando pertenecemos a Dios padre, y Jesús, nuestro mejor amigo, seremos felices desde hoy y para siempre.

Si quieres aprender más de las promesas de Dios, habla al número en la bolsa en mi barriguita. Y por hoy, en lugar de contar las estrellas, cuantas las rayas en mi cuerpo. ¿Cuántas son? Diez, nueve, ocho, siete, seis, cin Zzzzzzzzz (Tumi durmiendo).

Segmento 38. SEGURIDAD PARA LOS TIGRES

Segmento 38. SEGURIDAD PARA LOS TIGRES

Hola de nuevo, es Tumi, tu amigo juguetón. ¿Me recuerdas? Claro que sí, pues somos buenos amigos. Siento que puedo contarte y preguntarte de todo. ¿Eres hijo de Dios? ¿Sabes cómo ser salvo? Hablemos más de esto, pero primero, ¿qué tal un abraso?

¿Hueles algo? ¿A qué huelo yo? Espero que yo no huelo mal, si así fuera, entonces, necesitare una buena limpieza. Ahora ponme en la banca donde contamos historias, allí en tu pierna derecha. Cierra los ojos y piensa en el olor que te diré. [Introducir sonido de alguien olfateando]. ¿Listo? Que tal el humo, ¿cómo huele el humo? Hay tanto humo que hasta que es difícil respirar [Introducir sonido de alguien tosiendo].

Mira, te contare sobre mi amigo Tigre Tholakele. Este pobre, siempre se mete en problemas. Un día él estuvo en un fuego. Resulta que cuando él pensaba que no saldría de esa, de repente vio algo moverse rápidamente: Era mi buen amigo Tigre Temba, quien brinco para ayudar y fue así como salvo a Tigre Tholakele. ¡Uff! “Eso estuvo cerca,” dijo Tholakele cuando se le cayó el encendedor. ¿Qué es esto? ¡Fuiste tú quien inicio el fuego mientras jugabas con ese encendedor! dijeron los otros tigres. Pues si pasa algo malo, entonces será tu culpa.

Pues allí estaba Tolakele. Solo podíamos ver sus dientes blancos porque el resto de el soltaba humo por todas partes. “Es cierto, fui yo, pero ahora ya estoy salvo. Y esto no es por lo que yo haya hecho, ni porque fuera un tigre bueno o malo” – dijo Tolakele. Ahora tú toca mi corazón. [Pausa]. ¡Ahhhh! ¿Dónde estábamos? Ah sí, Tholakele: “Alguien me vio como alguien importante, me cargo y me salvo. Estoy tan agradecido de estar a salvo, puesto que pensaba que ese sería mi fin. Pero no fue así. Alguien me salvo y ahora yo soy un Tigre nuevo” – dijo Tholakele mientras sonreía tocándose el corazón; y no paraba de contarle a todos lo que le había sucedido.

Sabes que significa el nombre Tholakele? [Pausa]. Tholakele significa: ‘nacer o través’ o ‘encontrado’. Es como si alguien se hubiera perdido, pero ahora ha sido encontrado. También es como nacer de nuevo; se refiere a tener un nuevo corazón; uno más feliz y agradecido.

Ahora te enseñare algo muy especial; se trata de cómo ser salvo. ¿Sabías que todos en todo el mundo, somos como Tigre Tholakele? Muchas veces, nosotros, también hemos jugado con fuego. Si, muchas veces hacemos cosas que sabemos que está mal. Todos hemos lastimado a otros, hemos mentido, y hemos hecho muchas cosas que a Dios no le gustan. Esto hacemos a un a pesar que queremos ser buenos, porque ser bueno es muy difícil. Y una vez que hacemos un poco bueno y un poco malo, entonces es como si ya nos importara. Luego es como si nos hubiéramos perdido; esto se llama “pecado”. Al igual como con Tholakele, alguien llega para ayudarnos a pesar de tanto humo. Este ayudante se llama Jesús, el hijo de Dios. Él es el único que quiere y que puede salvarnos, porque Él es el salvador del mundo. La palabra de Dios, en Tito 3:3-4, dice que antes de ser salvados por Jesús “En otros tiempo éramos tontos y desobedientes, que éramos esclavos de todo mal, y que vivíamos en la malicia y en la envidia.

Hablemos con Dios y digámosle: Querido Padre, sé que he iniciado fuegos que han causado daños y han lastimado a otros. Muchas gracias por tu hijo Jesús quien dio su vida para salvarnos. Por favor, hazme tu hijo y enséname a contar a otros de tu amor y de tu salvación. En el nombre de Jesús, amen.
Si quieres aprender más de cómo ser salvo, lee o dile a alguien que te lea la biblia. También hay un número telefónico que está en mi barriga. ¿Qué tal una siesta? (Zzzzzz Tumi durmiendo).