Noé

Outline: The story of Noah. God will punish our sins.

Script Number:095
Language:Spanish: Latin America
Theme:Deliverance; Repentance; Salvation; Judgement; People of God
Audience:General; Western
Style:Monolog
Genre:Bible Story
Sophistication:General
Purpose:Evangelism
Bible Quotation:None
Status:Approved

Scripts are basic guidelines for translation and recording into other languages. They should be adapted as necessary to make them understandable and relevant for each different culture and language. Some terms and concepts used may need more explanation or even be replaced or omitted completely.

Script Text

Hace mucho tiempo, la gente empezó en hacer mucho mal, y vio Dios que la maldad era mucha. Le dolió Su corazón, y al ver esto dijo Dios: «He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos».

En ese entonces había un hombre llamado Noé, que amaba y obedecía a Dios. Dios le dijo a Noé:

«Hazte un barco muy grande, con las medidas que yo te daré. La cubrirás con brea por dentro y por fuera. La harás de tres pisos, con ventana y una gran puerta.

«He aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne viviente que vive en el cielo y en la tierra. Mas tú, tu esposa, tus hijos y las esposas de tus hijos entraran en el barco para estar a salvo. También, de todos los animales, dos de cada especie meterás en el arca, para que tengan vida contigo: macho y hembra serán. Toma todo tipo de alimento y almacénalo para que sea de sustento tanto para ti como para los animales».

Noé hizo todo conforme Dios le mando. (Noé comenzó a construir un barco enorme. (Pausa x 3 seg. para introducir sonido de construcción) Noé salía para advertir a la gente sobre de la inundación, pero ellos se reían de él. (Pausa x 3 seg. para efectos de sonidos) La gente no quiso escuchar. Siguieron sus malos caminos, y no se arrepintieron. (Sonido de risas))

Noé tenía 600 años cuando paso el diluvio, y por causa de las aguas dijo Dios a Noé:
«Entra tú y toda tu familia en el arca; porque a ti he visto justo delante de Mí en esta generación. De todo animal limpio tomarás de siete parejas, el macho y su hembra; mas de los animales que no son limpios, una pareja; el macho y su hembra. También de las aves del cielo, siete parejas; macho y hembra, para conservar viva la especie sobre la tierra». ( ¡Ay, cuanto ruido con tanto animal!(Pausa x 8 seg para sonido de animales). Dios cerró la puerta (Pausa para sonido de puerta que cierra) y quedó bien cerrada.)

Sucedió que después de 7 días las aguas del diluvio vinieron, y llovió 40 días y 40 noches. ((Pausa x 3 seg. sonido de lluvia). Las personas gritaban y tocaban la puerta del barco. — ¡Noé, Noé, ábrenos! — Pero la puerta no se pudo abrir, porque Dios la había cerrado. Ya era demasiado tarde.)

Las aguas crecieron y alzaron el arca, la cual se elevó sobre la tierra, hasta cubrir los árboles y montes más altos sobre la tierra. Subieron de gran manera hasta tapar la montaña más alta sobre la tierra, y debajo del cielo quedo todo lleno
de agua. Se inundó toda la tierra, y todos se ahogaron. Pero Noé y su familia estaban a salvo en el barco, y no murieron.

Hoy en día también hay muchos pueblos en el mundo que son muy malos. Roban, engañan y… (Enumere pecados locales). Hacen esto y muchas otras cosas malas. Sus pecados los separad de Dios. Pero Dios nos llama al arrepentimiento. Él quiere que vengan a Él y que lo conozcan, pero muchos no quieren escuchar.
Dios es santo y odia los malos caminos. Él castigará a nuestros pecados. La gente debe saber que otro juicio (castigo) viene. Este será mucho peor que el diluvio. En el tiempo de Noé Dios juzgó con agua. La próxima vez que Dios juzgue, será con fuego.

Dios va a poner a todos los malvados en el infierno.

Pero Dios nos ama tanto, que ha proporcionado una vía de escape. Él mismo vino a esta tierra. Se convirtió en un hombre. Su nombre es Jesucristo. Al morir por nosotros, Él tomó nuestro castigo. Abrió la puerta para que las gentes lleguen a Él. Y si escogemos seguir a Dios, nosotros NO iremos al lugar de fuego. La familia de Noé entró en el barco, y ellos estaban a salvo de la inundación. Ahora, Jesucristo es el único lugar seguro para usted y yo.
Aléjese de sus pecados. Confiésalos y siga a Jesús. Háblele así:

“Oh Dios, he hecho lo malo delante de Ti. Por favor, perdóname. Sálvame del juicio que viene. Yo creo en Jesús y voy a obedecer Sus palabras, todos los días de mi vida. Pon tu Espíritu Santo en mí, para ayudarme en hacer solo lo bueno. En el nombre de Jesús, Amen”.