Nueva Naturaleza

Outline: About sin and the need of inner cleansing which is beyond our power. Illustration of leopard who cannot remove his spots or change to eating grass. We need Christ to change us and give us new natures. We can ask Him to do it for us and He will. There is an optional paragraph which mentions the millenial reign when even animals' natures will be changed.

Script Number:094
Language:Spanish: Latin America
Theme:New Nature; Saviour of Sinful Men; Sin, disobedience
Audience:General
Style:Unclassified
Genre:Undefined
Sophistication:Unassigned
Purpose:Evangelism
Bible Quotation:Unknown
Status:Approved

Scripts are basic guidelines for translation and recording into other languages. They should be adapted as necessary to make them understandable and relevant for each different culture and language. Some terms and concepts used may need more explanation or even be replaced or omitted completely.

Script Text

1. Hermano, estoy pensando en cómo un niño aún muy chiquito, sabe mentir, robar, desobedecer, y pelear. ¡Qué cosa, verdad!
2. ¡Sí, hermano, usted ha dicho una verdad! Pronto los chiquitos aprenden a hacer el mal.
1. Y cuando son grandes, lo hacen peor.
2. ¡Es verdad! Pues, así declara la Biblia. “Porque todos pecaron, todos están lejos de la gloria de Dios”. También dice, “El alma que peque, morirá”. Y además dice también: “El pago del pecado es la muerte”.
1. Sí, yo creo que todos hemos pecado contra Dios. Pero a veces uno no quiere hacer mal, sin embargo lo hace. ¿Por qué es así?
2. Bueno. Le voy a decir una cosa. Un puerco siempre está sucio, ¿verdad? ¿Puede el marrano permanecer limpio?
1. No, no puede. Así son los cochinos. Les gusta andar en el lodo.
2. Claro. Si usted baña a un puerco, este puerco pronto se acostara en el lodo otra vez.
1. Sí, así es.
2. Sin embargo, un gato siempre se mantiene limpio. El gato vive limpio y el cerdo sucio. Así son por su naturaleza. No se pueden cambiar.
1. No, no es posible.
2. Así es el hombre también. El hombre nace con una naturaleza que quiere pecar. Y toda su vida sigue haciendo maldades. Para dejar de hacer mal, necesita un cambio de naturaleza. El ladrón podrá lavarse las manos, pero
eso no le quita su culpa, ni lo hace que deje de robar.
1. Pero, ¿cómo puede uno cambiar su naturaleza?
2. Bueno, el hombre no lo puede hacer. Pero Dios sí lo puede hacer; y Él quiere hacerlo. Cuando uno cree que Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces Dios le hace nacer de nuevo. En ese momento nace un
alma nueva dentro de él. Así las personas llegan a ser hijos de Dios. Jesucristo los guía por un camino nuevo, libre de la maldad. ¡Hermano mío, retirémonos del mal, sigamos a Jesús, y confiemos en Sus promesas!
1.- ¡Si hermano, hagámoslo!