Barrabás

Samenvatting: Story of Barabbas dramatized. Compares him to the listener-- Jesus came and died to set us free, took our place just as He took Barabbas' place. Ends with sinner's prayer.

Scriptnummer:005
Taal:Spanish
Thema:Jesus, Our Substitute; Son of God; Sacrifice / Atonement; Shame; Eternal / everlasting life
Gehoor:Hindu; Buddhist; Catholic; Jewish; New Christian; Prisoners
Stijl:Monolog
Genre:Bible Story
Moeilijkheidsgraad:General
Doel:Evangelism
Bijbelse verwijzing:Direct
Toestand:Approved

Dit script dient als basis voor de vertaling en het maken van opnames in een andere taal. Het moet aangepast worden aan de verschillende talen en culturen om het zo relevant mogelijk te maken. Sommige termen en begrippen moeten verder uitgelegd worden of zelfs weggelaten worden binnen bepaalde culturen.

Tekst van het script

1 Pedro 2:4; Isaías 53:5-6

Había un hombre malo y criminal, llamado Barrabás. El estaba en la cárcel.
Muy pronto sería crucificado en una cruz con otros dos ladrones.
También en la cárcel había otro hombre llamado Jesús.
Él era muy diferente a Barrabás. Jesús solamente hacía lo bueno.
Era santo y puro. Jesús era el Hijo de Dios.
Dios amaba a toda la gente y envió a su Hijo
Para salvarles de todos sus pecados.
Jesús estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por él, Pero el mundo no le conoció.
Algunos hasta lo odiaban y lo trataban mal.
Los líderes mandaron arrestarlo. Dijeron mentiras acerca de Él.
Cada año era costumbre en ese lugar sacar de la cárcel a un preso.
Pilato el gobernador le preguntó a la gente,
A quien debería soltar y dejar libre a Jesús o a Barrabás.
Ellos gritaron: "¡Deja libre a Barrabás!"
Pilato dijo: "¿Qué haré con Jesús, llamado el Cristo?"
Ellos dijeron "¡Crucifícale, crucifícale!"
Barrabás estaba en la prisión y llegó el día en que iba a ser crucificado.
Cuando llegó la hora, escuchó al carcelero que venía por el pasillo, escuchó la llave en la cerradura de la puerta; él sabía que había llegado el tiempo de pagar por sus maldades.
Pero el carcelero le dijo: "Barrabás, Barrabás, eres libre.
Jesús de Nazaret será crucificado en tu lugar."
“¿Qué?... ¿Libre?... ¿Cómo puede ser que yo, Barrabás sea libre?”
El carcelero le dijo que Jesús moriría en su lugar.
¡Qué buenas noticias!
Barrabás fue liberado, aunque merecía pagar su castigo.
Amigo mío, hay buenas noticias para usted también.
Nosotros también nacimos prisioneros.
Estamos atados a nuestros pecados, pero Jesús tomó nuestro lugar.
Por culpa del pecado merecemos la muerte,
Pero Jesús tomó el pago de nuestros pecados.
El murió por nosotros.
Podemos ser libres si aceptamos a Jesús y aceptamos su muerte por nosotros.
La Palabra de Dios nos habla de la muerte de Jesús.
Nos dice estas palabras acerca de Él:
"Él llevó nuestros pecados en su cuerpo al madero".
Estamos atados por nuestros pecados,
Pero podemos ser libres porque Dios quiere que estemos libres.
También dice la Biblia a cerca de Jesús:
"Fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados.
El castigo de nuestros pecados fue sobre él,
Y por sus llagas, fuimos nosotros curados.
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas.
Cada uno se fue por su propio camino.
Pero Dios cargó sobre Cristo Jesús, el pecado de cada uno de nosotros."
¿Desearía usted ser libre de pecado?
Si es así, ore y dígale a Jesús:
"Tú eres mi Salvador y mi Dios,
Perdóname y recíbeme, quiero seguirte.
Gracias, Señor, por hacerme libre del pecado, del castigo eterno, gracias por haber muerto en mi lugar.
Ayúdame a vivir para ti siempre y decirle a otros acerca de ti. Amen".
Él le perdonará y le dará vida eterna.
Crea en Él y Él le recibirá.