Dios Puede Cambiar Nuestra Naturaleza Nueva

Esquema: About sin and the need of inner cleansing which is beyond our power. Illustration of a pig and its desire for mud, and a cat that wants to keep clean. They just are that way. They can't change themselves. We need Christ to change us and give us new natures. We can ask Him to do it for us and He will.

Número de guión:254
Idioma:Spanish
Tema:Sin, disobedience; New Nature; Saviour of Sinful Men
Audiencia:Animist; General
Estilo:Dialog
Tipo:Analogy
Sofisticación:Simple
Propósito:Evangelism
Citación Biblica:None
Estado:Approved

Este guión es una guía básica para la traducción y grabación en otros idiomas. Debe ser adaptados a diferentes culturas e idiomas para que sea relevante a cada área donde se utiliza. Algunos términos y conceptos utilizados pueden necesitar una explicación más detallada o incluso omitirse en diferentes culturas.

Guión de texto

1. Hermano, estoy pensando en cómo un niño aún muy chiquito, sabe mentir, robar, desobedecer, y pelear. ¡Que cosa! ¿Verdad?
2. Sí, hermano, bien dicho. Pronto los chiquitos aprenden a hacer el mal.

1. Y cuando son grandes lo hacen peor.
2. Cierto. Pues, así declara la Biblia. Dice, “Todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios.” Pero también dice, “El alma que peque, morirá.” “El pago del pecado es la muerte.”

1. Sí, yo creo que todos hemos pecado contra Dios. Pero a veces uno no quiere hacer mal, sin embargo lo hace. ¿Por qué es así?
2. Bueno. Le voy a decir una cosa. Un puerco siempre está sucio, ¿verdad? ¿Puede el marrano quedarse limpio?

1. No, no puede. Así son los cochinos. Les gusta andar en el lodo.
2. Claro. Si usted baña a un puerco, pronto se acuesta en el lodo otra vez.

1. Sí, así es.
2. Sin embargo, un gato siempre se mantiene limpio. El gato vive limpio y el cerdo sucio. Así son por su naturaleza. No se pueden cambiar.

1. No, no es posible.
2. Así es el hombre también. El hombre nace con una naturaleza que quiere pecar. Y toda su vida sigue haciendo maldades. Para dejar de hacer mal, necesita un cambio de naturaleza. El ladrón puede lavarse las manos, pero eso no le quita su culpa, ni lo hace que deje de robar.

1. Pero, ¿cómo puede uno cambiar su naturaleza?
2. Bueno, el hombre no lo puede hacer. Pero Dios sí lo puede hacer y quiere hacerlo. Cuando uno cree que Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces Dios le hace nacer de nuevo. Entonces nace un alma nueva dentro de él. Y así llegan a ser hijos de Dios. Jesucristo los guía por un camino nuevo, libre de la maldad.