El Hijo Pródigo

Esquema: Story of the prodigal son dramatized, with application. Invitation and sinner's prayer. There are several versions of this; some have direct Scripture quotes; others paraphrase.

Número de guión:108
Idioma:Spanish
Tema:Repentance; Leaving old way, begin new way; Forgiveness; Nature, character of God; Grace and Mercy; Joy, happiness, rejoicing; Love of God
Audiencia:General; Christian; Western
Estilo:Monolog
Tipo:Parable
Sofisticación:Simple
Propósito:Evangelism; Teaching
Citación Biblica:Minimal
Estado:Approved

Este guión es una guía básica para la traducción y grabación en otros idiomas. Debe ser adaptados a diferentes culturas e idiomas para que sea relevante a cada área donde se utiliza. Algunos términos y conceptos utilizados pueden necesitar una explicación más detallada o incluso omitirse en diferentes culturas.

Guión de texto

Un hombre tenía dos hijos, y el hijo menor dijo a su padre: «Padre,
dame la parte de la propiedad que me pertenece ». Pues el padre
dividió todas sus posesiones, y le dio su parte a su hijo menor.
No mucho tiempo después, el hijo juntó todo lo que tenía y se fue
a un país lejano. (Pausa x 3 seg.) Allí él se gastó todo
el dinero en una vida desenfrenada (en cosas tontas). Compró mucha
ropa y se gastó el dinero en apuestas, en cerveza y en mujeres. Hizo
muchas otras cosas malas también (enumere problemas alas que la tribu se
enfrenta). Aconteció luego que cuando el joven se acabó todo su dinero,
hubo una crisis en el país, y cuando el joven se moría de hambre, se
apresuró a buscar trabajo. Luego se jefe lo envió para alimentar a los
puercos. (Pausa x 3 seg) El joven estaba tan hambriento que hasta quiso
comer la comida de los puercos pero, no pudo. (Pausa x 3 seg.)

El joven se puso a pensar y se acordó y dijo, “Mi padre tiene muchos
sirvientes, y tienen comida hasta sobrar. ¡Y yo aquí me muero de
hambre! Me levantaré, e iré con mi padre y le diré, [Padre, he
pecado contra el cielo y contra ti. No soy digno de llamarme tu hijo.
Por favor, hazme como uno de tus jornaleros]". Se levantó pues el
joven, y se fue a su país para ver a su padre. (Pausa x3 seg.)

Cuando el joven caminaba todavía un poco lejos en el camino a la casa
de su padre, su padre lo vio de lejos. Al verlo, el padre tuvo
compasión de él y corrió hacia él y lo abrazó (pausa x sonido de pasos
corriendo). « ¡Hijo mío! ¿Eres tú ?». « ¡Si, papá, soy yo!» –le contesto el
hijo.

El hijo le habló: «Padre, he pecado contra Dios y contra ti. Ya no soy
digno de ser llamado tu hijo. Hazme como uno de tus jornaleros».

Rápidamente el padre dijo a sus sirvientes: «Apresúrense, traigan
las mejores ropas y dénselas a mi hijo. Traigan un anillo y pónganselo
en el dedo, y sandalias en sus pies. Maten el mejor becerro y
prepárenlo». ¡Harémos fiesta y nos alegrarémos, porque mi hijo que
estaba muerto, ahora vive! ¡Estaba perdido, y ahora es encontrado!».
Todos estaban llenos de alegría (introduzca sonido de alegría, música y platicas y
risas, de acuerdo a la tribu para la cual es la grabación).

Jesús nos enseña esta historia para mostrarnos lo mucho que Dios,
nuestro padre en el cielo, nos ama. Tal vez usted es como el joven de
la historia.

Dios quiere que regresemos a casa con Él. Por esta razón Él envió a Su
Hijo Jesús para reconciliarnos con Él. Jesús murió en la cruz, tomó el
castigo, el dolor y la muerte que nosotros merecíamos por nuestros
pecados. Si nos arrepentimos, rechazamos el pecado e invitamos a
Jesús a entrar a nuestro corazón, Dios nos acepta. Jesús dijo:
“Yo soy el camino, la verdad y la vida, y nadie viene al Padre si no es
por Mi”.

Dígale así:
“Querido Dios, soy un pecador. Creo que Jesús murió y sufrió el
castigo por mí. Por favor perdóname. Ahora yo rechazo los caminos
malos y seguiré solo a Jesús. Quiero que seas mi Padre. Por favor
hazme Tu hijo. En el nombre de Jesús, amen”.