El Regalo

Esquema: Father tells story of the pearl diver's son who died after finding a huge perfect pearl. Pearl diver offers it as a gift to Christian friend. Offer of payment refused --no price could compare with son's death. Christian compares it to God's gift of salvation which cost the life of His Son.

Número de guión:034
Idioma:Spanish
Tema:Salvation; Forgiveness; Works versus Faith; Eternal. everlasting life; Son of God
Audiencia:Hindu; Catholic; General
Estilo:Dialog
Tipo:Allegory
Sofisticación:Simple
Propósito:Evangelism
Citación Biblica:Direct
Estado:Approved

Este guión es una guía básica para la traducción y grabación en otros idiomas. Debe ser adaptados a diferentes culturas e idiomas para que sea relevante a cada área donde se utiliza. Algunos términos y conceptos utilizados pueden necesitar una explicación más detallada o incluso omitirse en diferentes culturas.

Guión de texto

1. Padre, ¿es verdad que hay personas que creen en Jesús en otras tierras?
2. Sí hijo, hay muchos creyentes en otras tierras. ¿Te gustaría oír una historia de uno? La historia trata de un indio, el cual tenía por ocupación buscar perlas pero un día descubrió el regalo de nuestra salvación.
1. Papá, por favor cuéntame la historia.
2. Bueno, una mañana en la tierra de la India, un creyente oyó un toque en su puerta. Su amigo más cercano, el buzo, vino a verle. “Entra, Rambhau”, “No, Sahib”, contestó Rambhau. “Yo quiero que tú vengas a mi casa. Tengo algo que enseñarte. Dentro de una semana voy a comenzar mi vida de peregrino. Espero adquirir más mérito delante de Dios. Pero ahora, ven por última vez a mi casa”.

Claro que sí, contestó el hombre. Luego en la casa del buzo él sacó su caja fuerte y se la enseñó. Pero antes de abrir la caja, dijo esta historia: “Yo tenía un hijo buzo. Era el mejor en toda India. Que alegría siento al recordar. El siempre soñó con encontrar una perla más bonita, mejor que las que siempre se encuentran. Un día, en una parte muy profunda del mar, la encontró. Pero se quedó dentro del agua mucho tiempo. Tanto que al otro día se murió”.

Entonces el hombre viejo abrió la caja y dijo: “Todos estos años yo he guardado esta perla, pero ahora yo me voy y no voy a regresar. Por eso mi más querido amigo, te regalo mi perla”. El cristiano no pudo hablar admirando a la gran perla de tan excelente belleza. “Rambhau, exclamó Sahib al fin, yo no puedo aceptar esto como un regalo. Déjame comprarla. Te daré 10,000 rupias por ella”.

“Sahib, dijo el buzo, todas las riquezas de los indios no podrían pagarme por el valor de esta perla, ¿qué tú no entiendes?, esto costó la vida de mi hijo. Yo nunca podría venderla. Nada más acéptala como señal de mi amor hacia ti”.
Luego el cristiano habló sinceramente a Rambhau: “Mi amigo, no entiendo. Eso es precisamente lo que Dios te está diciendo a ti. Él te ofrece su precioso regalo: la vida eterna. Su regalo también costó la vida, y aún más la sangre de su hijo único, Jesucristo. Tú no puedes comprarla tampoco, ni todos tus buenos hechos son suficientes. Tú nada más debes aceptarla. La paga del pecado es la muerte, pero el regalo de Dios es vida eterna por Jesucristo”.

Todo lo que tú puedes hacer es aceptar el regalo de Dios, como una señal de su amor por ti, ya que Él murió por el pecador.
Por largo tiempo Rambhau permaneció silencioso, y luego dijo: “Ahora ya entiendo, Sahib. Mis trabajos de méritos nunca podrían comprar el regalo que Dios me ofrece al perdonar mis pecados. Yo voy a aceptar el regalo de Dios”.

1. ¡Oh papá!, esa sí es una buena historia. Estoy contento de que Jesús nos ama a todos nosotros mucho.