La Oveja Perdida (para niños)

Esquema: David was a shepherd. Story of the lost sheep.

Número de guión:200
Idioma:Spanish: Latin America
Tema:Saviour of Sinful Men; Jesus, Our Shepherd
Audiencia:Children
Estilo:Monolog
Tipo:Parable
Sofisticación:Children
Propósito:Evangelism
Citación Biblica:Direct
Estado:Approved

Este guión es una guía básica para la traducción y grabación en otros idiomas. Debe ser adaptados a diferentes culturas e idiomas para que sea relevante a cada área donde se utiliza. Algunos términos y conceptos utilizados pueden necesitar una explicación más detallada o incluso omitirse en diferentes culturas.

Guión de texto

Cuando el joven David era un pastor de ovejas, mientras las cuidaba solía sentarse en la colina, donde le gustaba tocar su flauta. Él siempre se mantenía muy alerta, ya que algunas veces los animales salvajes venían para robarlas las ovejas y comerlas.

(Introducir sonido de lobo) ¡Oh, es un lobo! David al instante tomaba su honda para proteger a las ovejas contra los animales salvajes. Luego, cuando llegaba la noche, David tocaba su flauta para que ellas entraran de vuelta al redil. (Canción: El Señor Es Mi Pastor).

Había una vez un pastor que tenía cien ovejas. (sonido de ovejas) Como él era un buen pastor, él les daba el mejor cuidado a todas ellas. Muy temprano en la mañana las sacaba fuera del redil, para ir en busca de comida. Las llamaba hacia afuera, y ellas salían una tras otra.

Un día, una oveja se atrasó y se perdió mientras que su madre caminaba tranquilamente sin darse cuenta. Después de pasar la montaña y los valles, se acostaron a descansar a la sombra, en el prado tranquilo y fresco.

Por la noche las regresaba al redil para ponerlas a salvo. Este pastor bueno, las contaba una por una: "1, 2, 3 - 97, 98, 99, ¿Eh?, esa era la última. ¿Dónde está la oveja numero 100? Tal vez se ha perdido. ¡Oh no!" La noche estaba muy obscura y para colmo, también andaba una tormenta. Pero el pastor sabía que tenía que buscar a la oveja que estaba perdida, o si no la oveja moriría.

Salió pues el pastor a buscarla. Llamaba a la oveja con su flauta, pero no hubo respuesta. El pastor siguió y siguió buscando para encontrarla, hasta que pareció escuchar algo. Escucho de nuevo con atención y efectivamente, allí estaba la oveja, gimiendo enredada en un arbusto, al lado de la montaña. (sonido de una oveja) El pastor, tiernamente la levantó con su gancho, y la puso sobre sus hombros. ¡Qué feliz estaban! La trajo a casa para que estuviera segura.

Amigos, Jesús es el Buen Pastor. Él dio Su vida por nosotros, las ovejas. La Biblia dice:
«Todos nosotros somos como ovejas. Cada cual se apartó por su camino, pero el Señor hizo caer sobre Él, el pecado de todos nosotros».

Jesús dice:
«Venid a mí, todos los que están trabajados y cargados, y les haré descansar». ¿Quieres responder a Su llamado? Él te está llamando, ahora mismo. Pídele que entre en tu corazón y guíe tus pasos desde ahora y para
siempre.